GENES HACIA EL FUTURO

Las plantas y todo bicho viviente, incluyendo los humanos, tenemos como obligación de especie la de pasar nuestros genes a los siguientes ejemplares, que es como dar a la pelota patadón palante – ya veremos dónde cae – y si finalmente sirve para algo.

Esto viene a cuento de que algunos de mis genes (es de suponer que 1/4) están ahora funcionando en un nuevo humano que ha salido a la luz hace unos días, y me pregunto si tiene sentido todo el tinglado.IMG-20180210-WA0003-01.jpg
Como cosa biológica está bien, sobre todo para plantas y bichos diversos, pero en el caso de los humanos tengo mis dudas.

Resulta que en plan meramente animal, lo de “nacer, vivir, reproducirse y morir” es en sí mismo la cosa más tonta que hay, porque no tiene más mérito que el de seguir el curso normal de la biología con el único objeto de que la especie perviva; pero nada asegura que vaya a mejorar en algo con el paso del tiempo.

Los descendientes de cualquier especie suelen no ser iguales a sus progenitores ya que se supone que hay una lenta evolución genética pero, de media, las diferencias son muy pequeñas, de forma que una especie se mantiene igual a sí misma durante milenios, también en los humanos.
Pero parece que somos la única especie del planeta que de forma significativa ha cambiado su forma de vida en los últimos cientos de generaciones, y la ha cambiado tan enormemente que está cambiando también el planeta entero.

Lo que pasa es que cada nuevo niño que nace es básicamente igual a cualquier otro niño de los que nacieron hace miles de años: si pudiéramos encontrar alguno de aquellos, congelado en algún glaciar y en buen estado, una vez revivido no se distinguiría de sus colegas de guardería, haría las mismas tonterías, aprendería igual de rápido a manejar el móvil y a ir por el pasillo en equilibrio sobre su electropatinete.

Por muy listos o tontos, bondadosos o bordes que sean los padres, cada niño nuevo nace igualmente en estado de reset:

Memoria = entendimiento = voluntad = Ø.

Como especie, encuentro muy duro que en nuestro caso cada generación tenga que partir nuevamente de cero. Cuando nació aquél oso panda en el zoo, su mamá no tuvo que enseñarle nada especial para que al menos fuera tan hábil como ella pelando bambú, porque el bebé ya venia de fábrica enseñado en todo lo necesario para ser un panda normal y corriente.

Pero es una desgracia para los humanos el hecho de que seamos los padres (y abuelos también, junto a toda la sociedad) los que tengamos que hacer un esfuerzo enorme para que cada nuevo humano alcance por lo menos un punto de “humanidad nivel aceptable“.

Y además tenemos que asumir la obligación añadida de intentar conseguir una pequeña mejora en el ejemplar que nos toque criar, para abrigar la esperanza de que ese nuevo humano acabe siendo mejor padre/madre/educador que nosotros.

Es mucha responsabilidad, porque hay mil circunstancias que pueden invalidar todo nuestro esfuerzo y nuestra mejor voluntad, haciendo que ese nivel de humanidad dé accidentalmente un gran bajón en cualquier momento.
Si la bajada de nivel afecta a un ejemplar, es una gran desgracia, pero igual no se nota mucho dentro del colectivo general.
Pero si ese empeoramiento afecta a un gran grupo, eso sí que es un atraso enorme, porque la gente a la que le toca la mala racha se tira una o varias generaciones haciendo el animal hasta que con suerte acaban recuperando como colectivo un mejor camino, una senda más elevada.

Volviendo a mi caso particular, seguro que en algún momento me veré obligado a tener que orientar al nuevo acerca del camino a seguir en algún aspecto concreto.
Y me temo que muchas de las veces quizá yo no sepa cuál pueda ser el mejor.

Pero también intuyo que en alguna ocasión sabré que ninguno de los caminos a la vista  es bueno y no habrá más remedio que abrir una trocha nueva, a machetazos si hace falta.

A ver si acertamos.

esendraga
febrero 2018.

Anuncios

2 pensamientos en “GENES HACIA EL FUTURO

  1. No es tan complicado, quizá por eso mismo que dices :”somos iguales a los de hace miles de años “ y solo necesitamos cariño, amor, comida y ese dulce apoyo silencioso que haga que sepan que estás ahí
    No hay que mejorar nada , la vida fluye sin que esta minúscula influencia nuestra sea importante.
    Solo hay que darles tiempo , es lo más valioso que tenemos , tiempo de escuchar , de sentirse acompañados , de saber que nunca estarán solos , tiempo de enseñarles que de la tierra salen los árboles y que las estaciones cambian el color de la tierra , tiempo para mirar las estrellas y escuchar los pájaros , para pasear de la mano sin que caigan .
    No es un proyecto universal , es solo un regalo maravilloso para disfrutar ,aún no lo sabes pero algún día te pararas , lo mirarás y lo sabras
    Solo déjate llevar , es un poco de ternura , y eso mejora todo
    Abrazos

Por favor, si estás en desacuerdo, deja una respuesta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s