Lo de sorber y soplar, austeridad o crecimiento

No sé quién habrá sacado este símil de que no se puede sorber y soplar al mismo tiempo, como representación del hecho de que sea incompatible ajustar el presupuesto del estado (=ingesos -gastos) y al mismo tiempo promover el crecimiento de la economía.

Esto más bien se parecería a soplar mientras de masca chiclé: una cosa influye en la otra, interfiere, pero ambas no son opuestas ni imposibles de simultanear.

Ahora que han ganado los socialistas en casa del vecino de arriba, hay gente que respira esperando que nos sea más leve el castigo merecido de austeridad, por ser unos gastones sin medida en la década pasada.

Tanto las familias como las empresas y las administraciones que hemos gastado tanto y tan alocadamente durante años, no podemos esperar otra cosa que un severo e inevitable correctivo por habernos endeudado de esa manera. Lo que pasa además es que en cualquier economía las deudas acumuladas resultan especialmente gravosas cuando nuestros ingresos disminuyen.

Pero afirmar que con restricciones de presupuesto (sorber), la economía no puede crecer (soplar), me parece que no es cierto: cuando un sistema productivo funciona bien y tiene mercado, interno y/o externo, donde se venden su productos, no hay inconveniente en que a la vez ahorre y sanee sus cuentas anteriores, no siendo ambas cosas contrapuestas.

Lo que sí es cierto es que cuando la necesidad de corregir un endeudamiento anterior coincide con una situación de falta de competitividad y de mercado, no hay posibilidad de mejorar esto a base de nuevas inversiones.

Ahora todos hablan de la necesidad de “crecimiento económico” para que se reduzca el desempleo y para que se incrementen los ingresos que permitan sanear las deudas. Todo esto con independencia de que el sistema financiero se ha convertido en un parásito gigante, y habría que extirpar o reconvertir por fuerza.

Pero en cuanto a la necesidad de la economía tenga que “crecer”, para que la gente podamos “vivir”, es algo que es imprescindible revisar.

Nadie nos recuerda que un sistema que sólo puede sostenerse aumentando constantemente de tamaño es un sistema que lleva implícito su final: no es posible que la economía de un país o la del mundo en general crezcan indefinidamente, creando riqueza y empleo a base de más producción, de más bienes, de más habitantes, y de más recusos naturales consumidos. Yo diría que esto es un ya-lo-he-visto-antes, y que esa carrera no nos lleva ningún sitio.

No tengo la solución, pero está claro que hay que replantearse las bases económicas y sociales de la marcha de la civilización. Estamos llenando la Tierra de gente, nos gastamos ya casi todo lo que puede dar de sí, y además casi todo lo consumimos entre unos pocos privilegiados en perjuicio del resto de los terráqueos.

¿Queremos volver a las andadas? Lo tenemos que repensar.

Pero lo malo es que mientras tanto, tenemos que comer, y pagar las deudas…

Esen Draga

Anuncios

Por favor, si estás en desacuerdo, deja una respuesta.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s