Las víctimas del conflicto vasco.

(Ver http://www.basquepeaceprocess.info/)

Hace un tiempo me pasaron este enlace a la pagina del “proceso de paz en el Pais Vasco”. Está en inglés pero supongo que habrá versión en otros idiomas, aunque no veo ningún link.

En la página hay varios artículos, como la transcripción de una entrevista a Otegi, o referencias al “grupo international de contacto”. Con carácter preferente se accede a los “acuerdos de la declaración de Guernika” Aquí habla de las víctimas del conflicto: “del reconocimiento, reconciliación y reparación a todas las víctimas que este conflicto político ha producido y a la realidad de múltiples violencias”.

Lo leí, pero nunca entendía bien lo de TODAS las víctimas, hasta que hace unos días oí mientras conducía una entrevista con un dirigente de Amaiur y en concreto de EA, cuyo nombre no recuerdo: parecía un tipo sincero y constructivo, y lo que dijo me aclaró algunas cosas. En la conversación sobre víctimas, además por supuesto de las víctimas del terrorismo de ETA, especificó como “otras víctimas” a las de los abusos policiales y a los torturados. Por supuesto a las víctimas del Gal, fueran realmente etarras o no. A las familias de los presos alejados de su casa, y también habría que añadir a las víctimas de la represión de los primeros y más duros años del franquismo. Este dirigente de EA comentó que le parecían delitos más graves que los de ETA aquellos delitos cometidos sobre ciudadanos por el estado a través de sus servidores públicos que deberían ser los primeros en cumplir la ley. Con lo que estoy totalmente de acuerdo.

Pero la cuestión es: ¿puede darse a todos estos casos la calificación de víctimas del “conflicto vasco”? Analicemos cada grupo:

– Víctimas de la dictadura. Las hubo en efecto en el Pais Vasco, pero no sólo allí, sino también en el resto del estado. En cierto modo ya se reconocieron estas víctimas tras la transición, y se ha vuelto a tratar el asunto con la famosa “memoria histórica” iniciada por Zapatero, aunque no parece haberse culminado este proceso. Las víctimas vascas de la represión, relacionadas con el independentismo yo diría que ya están incluidas en este paquete de ámbito estatal, por lo que no veo razón para darles un tratamiento aparte.

– Víctimas de violencia policial. No sólo los terroristas e independentistas fueron objeto de estos abusos y torturas, también los chorizos callejeros, los gitanos, los comunistas, los homosexuales y los opositores al régimen de cualquier lugar y color. Muchos casos habrán quedado impunes, pero en otros ha habido sentencias condenatorias. Deben hacerse todas las investigaciones necesarias para que, si fuera posible no quedara ningún culpable impune y ninguna de estas víctimas sin la debida reparación. Recuerdo una pintada de los años 80, al final de mi calle, cerca de un cuartel de la guardia civil que rezaba: “Juez Garzón etarra cabrón”. Con acento y todo. No sé si habrá alguna asociación de “víctimas de violencia policial”, pero claramente este es otro asunto, que no se circunscribe ni a los vascos ni a los independentistas.

– Víctimas del GAL. Estas sí están relacionadas directamente con la cosa vasca. Están todas las víctimas identificadas y hay culpables que cumplen o han cumplido condena. Si no han sido encontrados todos los culpables, las investigaciones deberían continuar, y si las víctimas no han sido debidamente reconocidas lo deberían ser.

– Otro tipo de víctimas serían los familiares de etarras encarcelados lejos de sus pueblos de origen, para quien la pena de sus allegados se agrava con el alejamiento. Es de lamentar el caso, aunque su situación ha venido siendo paliada por un trato favorable recibido de las diversas administraciones vascas, mediante subvenciones y ayudas. Debe ser muy duro tener un hijo, padre o esposo encarcelado, y más si está lejos, pero el perjuicio a estos familiares del condenado no es comparable al daño sufrido por un buen hombre que pasaba por allí cuando el encarcelado había hecho estallar una bomba, ni tampoco es comparable al dolor de sus deudos y huérfanos.

Por tanto, y por exclusión, yo deduzco lo más objetivamente que puedo, que las únicas víctimas del “conflicto” serían propiamente las víctimas de ETA y las del GAL, movimientos terroristas ambos, y el segundo con más delito, si cabe. Las que antes hemos descrito son víctimas de otras situaciones no relacionadas con el independentismo, ni con este “conflicto” en concreto, ni con el territorio de Euskadi.

Por tanto creo que meter en un indefinido saco común a las “víctimas de toda violencia” contribuye a una confusión que me parece NO contribuye a facilitar la resolución del “conflicto”.

En plan racional, lo primero que se necesita para resolver cualquier problema, y más si es uno complejo, es claridad en el planteamiento y separar los sub-problemas que contenga, para que puedan resolverse si es posible de forma independiente.

En este caso, la referencia contínua por parte de estos movimientos a “todas las víctimas” me temo que se hace para intentar dos efectos superpuestos: El primero es diluir en un totum revolutum la responsabilidad de los terroristas y la de todos los que les han venido apoyando. El segundo es el intento de sostener la falacia de que lo que ETA ha llevado a cabo todos estos años es una “lucha armada contra otro enemigo igualmente armado”, lo que sólo puede aplicarse en los contados casos de tiroteos entre policías y etarras, pero que es imposible de mantener en la mayoría de los centenares de asesinados, la mayor parte de los cuales no sólo no iban armados, sino que ni siquiera pertenecían a ningún tipo de cuerpo o ejército.

A veces, en cualquier orden de la vida, hay que tragarse algún sapo para evitar males mayores, pero este que comentamos es demasiado gordo para que hagamos como que no lo vemos.

Esta es mi opinión, pero no he podido enviársela a los señores de http://www.basquepeaceprocess.info ya que en todas las noticias pone claramente “Comments off”.  Esperemos que en esto también cambien con los nuevos tiempos que ellos anuncian.

La cosa financiera actual

Todos hablamos y discutimos de la cuestión económica, pero ahora os contaré una historia de mi poblado.

En la mi antiguo poblado cada uno comía de lo que su trocito de tierra producía o de lo que cazaba. Y para que unos pudiéramos aprovechar las habilidades o las posibilildades de los otros solíamos intercambiar las cosas, alimentos, útiles, e incluso servicios que a veces nos hacíamos mútuamente: o sea, como se había hecho toda la vida. A veces hacíamos alguna pequeña obra entre todos como un puente para ir del pueblo a la zona de huerta al otro lado del rio, o hacer una caseta grande para las reuniones de la comunidad. En estos casos, nos poníamos de acuerdo y las obras las hacíamos entre todos, poniendo cada uno el trabajo y los materiales que podía.

Durante generaciones seguimos con este sistema, pero llegó un momento en que ya eramos muchos y el trueque se complicaba.

Un dia, un vecino muy listo, y algo viajado, hizo una propuesta interesante. Cogió piedritas del rio, todas iguales, nos propuso que las marcáramos y que las usáramos como elemento de intercambio, y nos dijo que podíamos llamarlo “dinero”  Así que en una reunión de primavera acordamos hacerlo así: pusimos marca a un buen montón de piedritas, las repartimos entre los vecinos a tantas por persona y la cosa resultó muy práctica.

También se usaba este dinero cuando un vecino trabajaba al servicio de otro en el campo o en el taller. Las piedritas que recibía lo llamamos salario. Otras veces, si un vecino tenía que comprar algo y no tenía bastantes piedritas, le pedía a otro unas pocas, que luego le devolvía poco a poco, con un pequeño añadido como agradecimiento.

Alguna vez que hubo escasez de piedritas, acordábamos cuántas iban a hacer falta, cogíamos más, las marcábamos y las poníamos en circulación. Con el tiempo la organización y las relaciones de intercambio del pueblo de hicieron más complejas, porque además, los del pueblo de la colina de enfrente habían adoptado el mismo sistema, y finalmente todos comprábamos o vendíamos los productos que unos u otros teníamos.

A veces alguna gente, en lugar de usar las piedritas para comprar lo que necesitaba él o su familia, se dedicaba a guardar montones, que algunas veces sacaban al cabo del tiempo para gastárselo todo de golpe, y en otras simplemente las dejaban criaando moho en el sótano, no sé muy bien para qué; pero a los demás nos daba igual.

Había uno en el pueblo que, la verdad, no sabía hacer gran cosa con sus propias manos, y que como siempre estaba sentado en un banco le llamábamos el banquero; un día, se ofreció a prestar unas cuantas piedritas a un vecino que no tenía dinero y necesitaba comprar ladrillos para arreglar su casa. Al mismo tiempo otro que tenía bastante piedrita acumulada, se la prestó al banquero, de forma que al cabo de un tiempo, con préstamos aqui y créditos allá, se montó un buen negocio. Se comentó el asunto en una reunión de verano, el banquero explicó su negocio, y nos nos pareció mal. La verdad es que el arreglo prestaba un servicio, y el banquero, que estaba encantado, propuso llamar a su mercancía piedrólares. Al poco tuvo que hacerse una cueva protegida para guardar los piedrólares que no usaba porque alguno podría querer quitárselos. Y puso su banco delante de la cueva para vigilarlos, porque cada vez tenía más piedrólares acumulados. Como casi siempre salía ganando, se compraba a menudo cosas muy caras, que para la mayoría de nosotros resultaban totalmente fuera de alcance.

Un año hubo una riada y  el puente de las huertas se rompió, pero casi todos teníamos tanta faena en nuestros propios asuntos, que tuvimos que traer a algún forastero del pueblo vecino para reparalo, y claro tuvimos que pagarle con piedrólares. Así que como en la caseta de la comunidad no teníamos guardados suficientes para arreglar los daños, el banquero se ofreció a adelantarnos unos cuantos piedrólares para pagar a los albañiles, y que luego entre todos se los fuéramos devolviendo poco a poco, más tres de cada cien como propina por el servicio.

En general nos pareció buena idea, aunque como en todos los pueblos hay un tipo que nunca está de acuerdo con los demás, éste comentó que nos estábamos metiendo en un lío al hacer depender las necesidades reales de la comunidad de que un vecino concreto quisiera prestarnos dinero. Quizá tenía razón, pero el puente hacía falta y no teníamos ni tiempo ni ganas de buscar alternativa a la cómoda propuesta del banquero, así que la aceptamos.

Nos acostumbramos al sistema y empezamos a hacer obras comunes como mejores caminos, una caseta para las reuniones de la comunidad que era una preciosidad, contratar algunos vecinos desocupados y a algunos forasteros para que limpiaran y arreglaran las cosa comunes, y para hacer muchas mejoras, que aunque no nos hacían mucha falta, quedaban bien bonitas y bien cómodas, de forma que estábamos todos bien contentos.

Cuando nos dimos cuenta, le debíamos al banquero una tonelada de piedrólares, pero como seguíamos teniendo gastos, nos hacían falta todavía más.

Metidos en este problema no tuvimos mucha vista para corregirlo a tiempo, y hace poco llegó un momento en que el banquero nos pidió más propina. Como estábamos pillados por las deudas, no nos quedó más remedio que decirle que sí, a pesar de que el vecino disidente siempre protestaba.

Además, como últimamente las cosechas no son muy buenas nuestro banquero no se fía de que le devolvamos la piedra, y ahora nos dice que quiere más propina todavía. Además dice que nos gastamos demasiado dinero y que si no nos moderamos y nos exprimimos el saco de las piedras, nos pedirá todavía más propina o dejará de prestarnos dinero. Esto si que sería un problema.

Nos hemos acostumbrado a que la comunidad se encarga de muchas cosas como pagar al maestro, al curandero, a la partera, a los albañiles que arrenglan los puentes y caminos, y muchas otras comodidades que ya nos parecen necesarias.

No sabemos qué hacer, porque el caso es que, pensándolo bien, resulta que el dinero que tiene el banquero en realidad es de todos nosotros, salvo las propinas que le hemos ido pagando que, al fin y al cabo puede considerar como suyas, aunque las haya ganado de nosotros a cambio de poco trabajo. Hay quien propone que simplemente, en la próxima reunión de comunidad, si nos ponemos de acuerdo todos, le digamos a nuestro querido banquero: mira, quédate con tus ganancias, danos todo ese dinero que tienes ahí, porque es nuestro, y busca un empleo honrado. Seguro que protestaría, sus amigos interesados lo apoyarían a muerte, pero si los demás estamos de acuerdo, seguro que podríamos.

Otros más conformistas dicen que si en su momento le dimos permiso para seguir con su negocio, ahora no podemos cambiar las reglas de juego. Total que ahora el problema sí que es gordo.

No sé que haremos, pero como no espabilemos, lo vamos a pasar mal.

Ya os contaré que decidimos finalmente.

http://www.monde-diplomatique.es/?url=editorial%2F0000856412872168186811102294251000%2Feditorial%2F%3Farticulo%3D1f197f01-9a45-4451-81b0-4ffe3a916e07

La cuenta de la vieja-01 (Serie poco rigurosa de ensayos económicos, estadísticos, sociológicos, o de loquesalga)

 Pregunta: Con esta crisis, ¿cómo hay tanta gente en bares y restaurantes?

Respuesta:

En este final de 2011, en España somos 46M (millones) de personas. De los que la mitad 23M, somos potenciales trabajadores. Unos 5M están parados, y los 18M restantes tenemos empleo.

Vamos a ver cuántas personas de cada uno de esos tres colectivos es posible que tengan los recursos suficientes para ser clientes de hoteles, bares y restaurantes.

De los 18M de trabajadores, ¿cuántos hay con trabajo estable?

Funcionarios: Hay algo más de 3M empleados en alguna de las administraciones o en empresas públicas. Por cierto que de todos estos, el 20,8% gana más de 3.260€

Como quizá de estos 3M haya 0,5M de contratados y con riesgo de quedarse en la calle, podemos considerar que estos ciudadanos deben ser parte de los que pueden permitirse gastosuperfluos

………………………….2,5M

Grandes empresas: Parece que hay 4,6M de perceptores directos en estas empresas, con una media anual de ingresos de 23.800€. Este número de perceptores parece que es mayor que el de asalariados directos, por lo que pondremos 4M. Entre estos hay una parte de empleados temporales, en prácticas, o de muy baja cualificación con sueldos escasos.

Podemos considerar que al menos las tres cuartas partes de estos empleados pueden permitirse al menos pequeños lujos:

………………………. 3M

PYMES: He buscado datos, pero no he conseguido cifras fiables. Se supone que el resto de los ocupados que nos quedan, unos 10 millones, corresponden a empleados de PYMES, incluyendo autónomos y profesionales. Todos estos ya están en situación más precaria que los anteriores. Pero aún así al menos la mitad, esperemos, estarán en una situación relativamente estable, digamos:

………………..5M

Pensionistas: En estos momentos hay en España 8,8M de pensionistas: 0,45M tienen pensiones no contributivas, cuya media mensual es de 366€, lo que seguramente no les permitirá disfrutar de muchos lujos.

Mientras que los 8,35M restantes perciben pensiones contributivas, cuya media es de 803€.

Como mucho, pondremos que un tercio puedan gastar en superfluosidades

……………2,7M

Esto nos da una suma de gente con ciertos “posibles” de

………..13,2M

– – – – – – – – – – – – – – – –

Después de estos profundos estudios, he encontrado en el INE la encuesta de presupuestos familiares, bien interesante.

Entre las mil tablas, miremos la de ” Hogares, personas y tamaño medio del hogar según nivel de ingresos mensuales netos regulares del hogar”. Aunque es del año pasado, nos vale.

Hogares Personas Tamaño medio del hogar
2010 2010 2010
Total 16.989.750 45.374.580 2,67
Hasta 499 euros 540.652 1.092.243 2,02
De 500 a 999 euros 3.120.548 6.043.522 1,94
De 1.000 a 1.499 euros 3.577.828 8.846.792 2,47
De 1.500 a 1.999 euros 3.267.561 8.997.701 2,75
De 2.000 a 2.499 euros 2.230.995 6.651.525 2,98
De 2.500 a 2.999 euros 1.631.139 4.993.678 3,06
De 3.000 a 4.999 euros 2.109.677 6.979.785 3,31
5.000 euros o más 511.349 1.769.334 3,46

Más arriba hemos sacado por la cuenta la vieja una cifra de 13,2M.

Si sumamos los totales de esta tabla de abajo hacia arriba, los tres grupos de mayor renta suman 13,7M, esto es, un 30% de la población, y un 25% de los hogares.

(Ojo que los ingresos son por hogar, no por persona)

Sin saberlo, resulta que hemos adjudicado la posibilidad de gastar en cafés y copas a las personas que viven en hogares con una renta mensual regular superior a 2.500€.

Como las tablas del INE son un pozo sin fondo, hay un apartado de gastos por “grupos de gasto” y por “grupos de renta”

De esta tabla se deduce que las familias de los tres grupos de mayor renta destinan más del 10% de su gastos totales al grupo 11, “Hoteles, cafés y restaurantes”. Que en euros/semana son 73 para los hogares con más de 2.500€ de ingresos, 100 para el siguiente grupo y casi 160€/semana para los de mayor renta.

Resulta que uno de cada cuatro hogares, con una media de tres personas, gastan entre 70 y 160€/semana en hostelería. Esto es entre 23 y 53€/persona/semana.

Pero es que incluso los dos grupos de menor renta destinan un 5% de su gasto a este epígrafe.

¡Ahora lo entiendo!

Referencias usadas:

http://www.cincodias.com/articulo/economia/madrileno-gana-media-extremeno/20111128cdscdieco_3/

http://www.aeat.es/static_files/AEAT/Estudios/Estadisticas/Informes_Estadisticos/Informe_de_Ventas__Empleo_y_Salarios_en_las_Grandes_Empresas/2011/VESGE.pdf

http://javiersevillano.es/Pensiones.htm

http://www.ine.es/jaxiBD/tabla.do

La democracia. Teoría y práctica.

Las reglas de la democracia.

Hace unos días tuvimos elecciones al parlamento español. La gran mayoría de votantes ha optado por uno de los dos partidos grandes, como era de esperar, y dada la ley electoral actual, los partidos minoritarios de ámbito estatal quedan muy sub-representados.

Los sistemas electorales son los que determinan el mecanismo por el que los votantes decidimos quiénes van a decidir acerca de qué leyes se han de promulgar, qué sistema emplearán para ello y, por supuesto, a quién van a nombrar para elegir y presidir el gobierno.

Yo diría que todo esto es lo bastante importante como para que se le dedique un momento.

La democracia en teoría. Cuestiones base.

Wikipedia define democracia en sentido amplio, como “una forma de convivencia social en la que todos sus habitantes son libres e iguales ante la ley y las relaciones sociales se establecen de acuerdo a mecanismos contractuales.”

Yendo a los orígenes parece lógico que un poblado, sociedad, o grupo de personas decida su línea de acción como conjunto mediante consulta a sus miembros. Aunque la historia nos dice que lo más frecuente ha sido que las decisiones las ha tomado el más fuerte, astuto y bruto del grupo, y que los demás han obedecido sin rechistar.

Pero si la población es reducida, y su espíritu es colaborativo, el método asambleario con discusión y votación a mano alzada, el más primario, puede ser buen sistema.

En grupos de elevado número de miembros, la solución habitual consiste en que la población elije a unos representantes, y éstos decidan qué hacer.

Esto suscita dos primeras cuestiones:

  • La primera es que el hecho de que la decisión final se adopte por la mayoría del grupo o de los representantes, no garantiza por sí que la opción elegida sea objetivamente la mejor para todos, ya que solamente se sabe que es la preferida por la mayor parte. A falta de otro sistema, habrá que darlo por bueno.
  • Y la segunda cuestión es el principio de la democracia representativa, que en mi opinión necesita dos elementos para que sea un sistema aceptable:
    1. Que los “representantes” sean “representativos” de la población a la que han de “representar”, lo que depende de la mecánica electoral.
    2. Que una vez los elegidos están en funciones, no pueden tener carta blanca, por el contrario, deben existir unos sistemas de control bien establecidos y lo bastante rígidos para que su actuación se ajuste al mandato recibido.

Nuestro caso particular.

No es necesario explicar lo que todos sabemos acerca de nuestro sistema en cuanto a representatividad. Los partidos de ámbito regional o local quedan sobre-representados en las Cortes, mientras que los minoritarios que se presentan en todas las circunscripciones necesitan un número mayor de votantes para conseguir cada escaño. Parece lógico y equitativo que el sistema se cambie en este sentido.

Tras la transición quedó el sistema establecido así, con un doble objetivo;

  • Por una parte conseguir un menor número de partidos en el parlamento con el fin de mejorar la estabilidad de los gobiernos. Para esto la aplicación de la ley D’Hont en circunscipción única, puede funcionar.
  • Por otra parte conseguir que las “nacionalidades” tengan más representación que la que numéricamente les correspondería, lo que parece que fue una de las condiciones para que estos partidos de aquella época apoyaran la nueva constitución. La existencia de un gran número de representantes nacionalistas en el parlamento estatal, que es quien hace las leyes, constituye una incoherencia ya que estos parlamentarios no tienen porqué defender el interés general, sino solamente el de los votantes de su “región o nacionalidad”.

Esto es como si los vecinos de los cuatro áticos de mi escalera se presentaran en bloque a vocales en la junta de copropietarios con el objetivo de defender que quieren un régimen especial para pagar menos cuota y estar exentos de las derramas cuando hay una avería. Es ilógico.

¿Es posible cambiar la ley electoral? Si la tiene que cambiar el parlamento actual, parece difícil, ya que de los 350 diputados hay 296 de partidos favorecidos por la ley  d’Hont. Otros 38, de partidos nacionalistas, que tampoco tienen ningún interés en un cambio que les llevaría a perder poder, y sólo quedan 16 de IU y UPyD, que sí proponen la modificación del sistema.

Pese a que visto objetivamente el sistema actual no es adecuado, no va a ser fácil, pero yo lo creo necesario.

Alternativas a la democracia representativa

El hecho de que unos representantes actúen en nombre nuestro resulta peligroso, ya que un elegido que en principio presentaba planteamientos que sus votantes apoyaban es frecuente sufra cambios de opinión, ya sea por si mismo o por presiones externas, llegando a veces a que sus ideas resulten opuestas a la de sus votantes.

Al ser esto algo inevitable, es necesario que se potencien los sistemas de iniciativa popular, única via para conseguir un cambio de rumbo.

Pero en la actualidad, era de la comunicación, de las redes sociales y del DNI electrónico, ¿es necesario nombrar a unos cuantos para que obren durante cuatro años a su antojo? ¿No creéis que sería mejor un sistema contínuo de toma de postura popular, sobre todos los asuntos y que un grupo de funcionarios preparados y obedientes ejecutara las órdenes de la mayoría?

Estoy convencido de que esto es posible, aunque necesitaremos un mayor nivel de educación y de implicación de todos en el manejo de la res pública.

Hay que profundizar en esta línea y, mientras tanto, controlar bien a estos que ha salido elegidos.

Esen Draga.