La suerte

Ha caído en mis manos la referencia a un estudio de un tal Dashun Wang acerca de las rachas de éxito, digamos profesional, entre pescadores, artistas, científicos y creadores varios. Aquí comento algunos detalles curiosos.

P1420855 red enco

https://www.bloomberg.com/news/articles/2018-07-13/hot-streaks-in-art-and-science-are-not-just-luck

https://elpais.com/elpais/2018/07/10/ciencia/1531222104_608001.html

Dice que ha estudiado muchos casos, entre los que destaca los de gente tan renombrada como Einstein o los pintores Chagall y Van Gogh, y parece que hasta 30.000 personas entre escritores, directores de cine y todo tipo de “creadores” considerados de forma genérica. Se supone que también de creadoras aunque no se mencionan expresamente.

SPOILER
No hay referencias al éxito profesional de la gente que trabaja por cuenta ajena, o sea de los currantes a sueldo, porque su posible éxito es por una parte meramente aleatorio y depende de la casualidad de dónde estés en algunos momentos críticos, de forma que pases a un sitio peor o a uno mejor.
Y que este llamado “exito” en el caso de empleados, consistirá como mucho en cobrar algo más, alguna pequeña prebenda, y/o que algún director te dé alguna palmadita en el hombro. Aunque casi seguro que esta “mejora” te va a obligar a una mayor dedicación, con lo que el salario/hora es probable que sufra por contra una empeora.

Pero en el caso de gente que va por su cuenta, después del trabajado estudio, Mr. Wang concluye que con independencia de la intensidad del trabajo y dedicación de estos creadores tengan a lo largo de su carrera, sus hallazgos o creaciones más notables no se reparten uniformemente en el tiempo sino que se agrupan de lo que llama rachas (hot streaks).

El caso es que da por supuesto que el esfuerzo y la dedicación han sido de media “uniformes” a lo largo de la carrera de todas estas personas, aunque realmente esto es mucho suponer, porque sabemos que todos pasamos por épocas en las que nos sentimos mejor y más activos, y otras de bajón relativo, con lo que esto de las rachas de éxito puede tener una explicación que sólo requiere pensar un poco sin necesidad de estudiar miles de biografías.

Pero en el mismo artículo comenta dos casos que apoyan esto. Parece que el año 1905 fue especialmente exitoso para Alberto Einstein, y explica a continuación que ese fue el año de su breve matrimonio con una científica, Mileva Maric, que o bien colaboró con él, o le apoyó en sus trabajos o simplemente hizo que se sintiera contento y creativo.

Por su parte, Van Gogh pintó muchas de sus obras famosas en 1888, en el que tuvo lo que se puede llamar una muy buena racha. Casualmente fue el momento en que se trasladó desde París al sur de Francia y descubrió unos maravillosos paisajes que, lógicamente le motivaron como persona sensible a las formas y los colores.

Otra conclusión es que los momentos en las carreras de estos genios y genias en que han tenido buenas rachas están distribuidos aleatoriamente a lo largo de sus vidas. A unos les llegan de jóvenes a otros ya maduros y a otros les llega en la tercera edad.

Y también han determinado que estas rachas duran unos pocos años, entre tres y cinco.
Esto también era esperable, porque sería rara una buena racha de diez años que poca gente tiene.

Así que de momento el tal Wang se va luciendo mientras descubre América.
Con este estudio debe estar reafirmando que él mismo está en racha, digo yo…

Otra cosa más: ¿cuantas buenas rachas creéis que puede tener alguien en su carrera?
Dice que entre dos y cinco. Pues es de cajón que un artista o científica con una sola racha en su vida sería un “one trick pony”, como el caso de esos escritores que sólo han escrito un libro en su vida.

Y si alguien tiene más de cinco rachas de cinco años cada una sería el genio de los genios, porque significaría 30 años de éxitos y de estos no sé si ha habido alguno. Ni siquiera Georgie Dan ha tenido más de 5 canciones del verano seguidas.

Pero además, ha estudiado la correlación entre estas rachas y lo que sería una serie aleatoria. Wang se apunta un nuevo tanto, porque resulta que estas rachas se producen con frecuencias que son bastante aleatorias.

Yo no he analizado el estudio en detalle, pero parece lógico que si consideras 30.000 casos, así a bulto la cosa queda con una distribución bastante normal.

Además todos los jugadores saben que tanto la buena suerte como la mala vienen en rachas, y no distribuida regularmente a lo largo de la partida.

MORALEJA
Hay dos cosas claras. Que si no trabajas o lo haces mal y con desgana, la probabilidad de que suene la flauta es casi nula.

Que si trabajas mucho y bien, puede que alguna vez tengas suerte y consigas algún resultado notable.

Y que si ese éxito no ha sido mera casualidad puede que encadenes dos o tres años buenos, para luego estar medio depre durante otra racha floja.

CONCLUSIÓN
Si tienes un trabajo asalariado del que puedas vivir medio decentemente, procura cumplir discretamente y estar atento por si se presenta alguna ocasión, pero sin destacar mucho, ¿Eh?

Si eres un artista, científico o empresario, no sé qué decirte. Lo primero es lo que decía un famoso de que la inspiración (y la suerte) te tiene que pillar trabajando.

Pero para más consejos, tu sabrás: tú te has metido en el rollo y sabrás lo que tienes que hacer, que yo no soy más que un ex-empleado de una empresa grande y sosa por demás.

Lo siento.

Esendraga, agosto 2018

Anuncios

Escapada

A veces no nos gusta lo que nos rodea. A veces ni siquiera nos gustamos a nosotros mismos.
Es el momento de escapar a otros mundos.

Hyperespacio

El otro dia, desde mi ventana pude hacerlo.
Conseguí atravesar el hiperespacio, y estuve varias eras vagando y disfrutando.
Fuera de la realidad cotidiana, fuera de mi misma vida, lo que viví no era propiamente vida, no se le parecía en nada y yo diría que era mejor.

Podía apreciar cada nanosegundo que pasaba,
pero ni siquiera sentía el transcurrir de los años luz.
El todo no se veía y la nada lo abarcaba todo.
Un dado rodaba de mi mano de niño y sin saber cómo,
se agigantaba hasta abarcar toda mi imaginación.

El frescor de la hierba recién cortada
me inundaba
y el contacto de mi cuerpo con el suelo de la Tierra
me hacía sentir parte de ella.
Pero mi mente volaba sin el lastre de este cuerpo.

Seguían existiendo
las palabras, las ideas, los colores, las formas.
Pero todo se disolvía perdiendo
sus significados, sus conceptos, sus impresiones, sus imágenes.
Pero de alguna manera todas mantenían
su sonido, su abstracción, su vibración, su perfil.

Cerraba fuerte los párpados y un sol central se agrandaba y luego se iba desvaneciendo en pequeños soles, que acababan en algo parecido a ingrávidos y diminutos agujeros negros.

No sé que pudo salir mal, pero de repente me dí cuenta de que había vuelto.
Ni siquiera sé cómo volví, pero cuando miré alrededor, nadie se había enterado ni de mi partida ni de mi regreso. Mejor así.

Además, me sentía nuevo y limpio, capaz de ver la realidad material de otra forma.
Las cosas que antes de la escapada parecían grandes como montañas, ahora parecían tener un tamaño más manejable.
Hasta la gente tenía mejor cara.

La escapada había merecido la pena.
Cuando lo vuelva a necesitar, buscaré y quizá encuentre una nueva ventana.

Aunque las fotos nunca reflejan lo que necesitamos expresar, yo hice ésta , que os copio tal como ha salido de la cámara.
Es como un regalo de souvenir de mi viaje.
Quizá no os diga nada, pero para mí es un pequeño recuerdo muy valioso de aquellos eones en que estuve afuera.

esendraga.

Regreso al futuro

Jan es a la vez el chico y el hombre de las gafas. Acaba de cumplir los 64. Es vecino mio desde que éramos jóvenes.

Regreso al futuro

Las películas “Regreso al futuro” nos enseñaron que puede suceder una catástrofe con el contínuo espacio-tiempo si alguien se encuentra con sí mismo en otro momento del tiempo. Es por aquello de que en esos casos, uno interaccionaría con su mismo yo más joven, alterando su propio futuro, esto es, el pasado del más mayor. Bueno, un lio en cualquier caso.

Varios amigos hemos ido hoy a un funeral: es lo que tiene cumplir años. Yo he llegado antes, y después llegaba Jan junto a dos amigas. Delante iba Helga, compañera de estudios de los dos, y detrás una conocida que creo fué amor platónico de Jan hace años. Ellos venían tan serios en sus bicis, que he sacado el móvil deprisa para hacerles una foto. Al mirar el resultado en pantalla, he visto que habían salido bien, aunque con otras personas a la izquierda, pero no les he hecho caso en ese momento; ya las recortaría más tarde editando la foto.

Esta noche, he recuperado la foto para mandársela a los tres, y al mirarla en detalle me ha llamado la atención la chica de la bici con cesta, que me ha recordado a Helga. ¡Pero en su versión de hace casi medio siglo!

Sólo podía ser una casualidad y un mero parecido. Pero entonces he mirado al joven del fondo con gafas de sol. ¡Es clavado a Jan cuando íbamos a la universidad! Recuerdo las gafas y la sudadera Levis gris, igual a la que yo también tuve.
¡Es Jan!
Bueno, ERA Jan.
En realidad es el que era Jan.

Dos casualidades son demasiadas. Así que mando por whatsapp a Jan la foto, recibo la marca de que ha abierto el mensaje, pero tarda en contestar.  Como vive solamente dos pisos más arriba, decido subir aunque es tarde. También vive sólo y no nos importan las visitas a deshora.

Cuando llego a su rellano, Jan está en el suelo, con la puerta de casa abierta todavía porque debía estar saliendo. Casi no respira, así que llamo corriendo al 112. Y cuando llegan, me voy con la ambulancia también.
Le están haciendo reanimación y todas esas cosas, mientras veo que lleva algo en la mano, un cartón o algo así, pero enseguida me olvido, porque antes de llegar lo dan por muerto. Ha sido un infarto masivo, según me dice uno de los enfermeros, mientras le quita los electrodos del pecho y lo cubre con una sábana.

No me lo puedo explicar, era tan joven.
Éramos tan jóvenes.

Bajo de la ambulancia como bajaría cualquiera que acaba de perder a su mejor amigo. En el suelo hay un papel, que me agacho a recoger. Es una foto, de colores algo desvahídos, donde está Jan de joven besando en la mejilla a una morena, que está seria. Ya os lo imagináis que es la tercera muchacha de la foto, morena con chaqueta vaquera: su antiguo amor platónico. La misma que va detrás del Jan de 64 años.

Las películas americanas cuentan muchas trolas, pero en este caso lo del continuum espacio tiempo quizá sea cierto y algo haya tenido que ver con esta muerte.

El lunes será el funeral del pobre Jan. ¡Otro funeral!

Debo ir, pero no sé cómo voy a reaccionar cuando vea a Helga y sobre todo a la del pelo blanco y la chaqueta vaquera a la que conozco menos.
De momento, voy a encomendarme a San Marty Mc Fly (*), para que eso del espacio tiempo no nos dé más problemas, pero en cualquier caso no les voy a decir nada a ninguna de las dos.
Sobre todo este asunto, si no hay ninguna desgracia más, me callaré como un muerto. Bueno, no he querido usar esta palabra, pero ya sabéis lo que quiero decir.

Por si acaso, he borrado la foto, y os pido que también la borréis de vuestro teléfono, tableta u ordenador, en cuanto terminéis de leer esto.
Por favor, que no se os olvide. Con estas cosas es mejor no jugar.

esendraga.

(*) Marty Mc Fly es el prota de la saga “Regreso al futuro” (Back to the future)

 

La sombra de la culpa

Cada tarde sale a pasear bordeando el pequeño pantano que hay junto al pueblo, y procura llegar a este punto exacto del camino que cruza la presa cuando el sol sólo ilumina los picachos de los alrededores.

En ese esquivo momento en que el dia se cierra, y abre paso a la noche.

Un recuerdo

Hasta llegar a este lugar no piensa en nada. Su mente está vacía. Toda su atención es para el camino de piedras que tiene delante y a veces para alguna florecilla o espiga nueva crecida entre las hierbas junto a las que pasa cada dia.

Es la hora en que los ciervos suelen bajar a beber y muchas tardes coincide con algunos, siempre temerosos. Si ve alguno de lejos, detiene un momento su camino hasta que terminan de abrevar y se van. O hasta que alguno de ellos se da cuenta de su presencia e inicia la retirada. Mientras tanto les mira en silencio. Pero siempre sin pensar en nada.

Durante todo el camino, desde que sale de casa, desea llegar al poste número siete de la barandadilla. Pero al mismo tiempo teme llegar a ese punto.
Todos los días lo mismo, aunque es sólo una sensación sin ningún pensamiento concreto.

El último tramo del camino antes de llegar a la presa tiene un pequeño alto desde donde se ve casi todo el pantano. Siempre se para allí un momento y mira hacia ese punto concreto que odia, y ama a la vez. Pero enseguida emprende la bajada, siempre con cuidado, pero sin pensar en nada.

Al final de la bajada entra en el camino de la presa, pero cuando se va acercando al poste número siete su paso es cada vez más lento, como si le costara avanzar.

Y se para al llegar.
Revisa el ramito de flores, le quita alguna parte que se haya marchitado o coloca flores nuevas de las que cultiva en su pequeño jardín. A veces añade alguna que ha cortado por el camino. Se asegura de que esté bien atado para que el viento no lo estropee y aunque no es más que un hombre de campo, procura que la composición final quede equilibrada, alegre pero serena.

Echa una mirada final al ramito e intenta emprender enseguida el regrso a casa. Pero nunca puede evitarlo. Sus pies no caminan hasta que no se inclina por encima de la débil baranda, normalmente sólo un momento.
Mira directamente al agua justo en ese punto.
Al Agua Negra.
A La Negrura Sin Fondo.

Sólo entonces piensa en algo, que es como una pregunta, una pregunta que no tiene respuesta.
Y siempre susurra al agua el mismo lamento: “Era sólo un niña”.

Y aunque nadie tuvo la culpa, el peso que lleva dentro es más grande cada tarde.
La sombra de la culpa encorva su espalda, cada dia un poco más.

(Embalse de la Toba, Cuenca)

esendraga.

 

EL NEGRO ALTO DE PELO TIESO

Los mira con indiferencia. A todos.
Y cuando digo indiferencia no me refiero a desprecio u otra actitud negativa. Me estoy refiriendo al sencillo sentimiento que un egoísta experimenta hacia el resto del mundo, que es justamente el de apreciarlos en el valor que realmente tienen para él, que es igual a cero.
Como mucho a algunos seres les puede atribuir el valor de una unidad si considera que le pueden servir para algo.
Y en este caso, ya había obtenido de ellos todo el beneficio posible.

Habían trabajado para él en el matadero durante casi seis meses a cambio de ocultarlos, de darles un camastro compartido y dos malas comidas al día a base de restos inservibles de la propia industria.
Pero ahora, alguien había llamado a la policía y se había destapado el asunto. La policía los va a llevar a un CIES o a algún otro sitio donde ya no aprovecharán para nada. Y luego los devolverán a su tierra o acabarán sueltos por la península.
Quizá a la empresa le pondrán una multa, pero será poca cosa.

Los van a subir al furgón de la poli y justo antes de darse la vuelta para volver a lo suyo, ve al negro grandote de pelo liso. Piensa que quizá ese sí le pueda interesar. Se fijó en él cuando llegaron, porque hablaba, o al menos se entendía, en los idiomas de casi todos los demás. Y también lo oyó en inglés y en ese francés raro que hablan muchos africanos. Además de un español bastante entendible.

Y tiene otra cosa, una especie de autoridad con los demás que lo podría hacer muy útil. Tiene pensado obtener más mano de obra de ésta yendo a buscar por las costas del sur adonde llegan pateras. Les puede sacar buen rendimiento a estos africanos sin papeles si los mete a trabajar en el matadero por miserias que nadie más aceptaría y en tareas que casi nadie iba a soportar voluntariamente.
El negro alto de pelo tieso le podría ser útil en estas operaciones.

Se vuelve hacia el grupo, lo localiza enseguida y le grita, “¡Oye tú, el alto!”. Se vuelve él y también otros muchos al oir la voz. Y mirando a los ojos al negro alto de pelo tieso, le pregunta “Tú, ¿cómo te llamas?”

El negro lo mira, pero duda que se dirija a él, mira detrás de sí, por si hay algún otro a quien este blanco explotador y mentiroso se pueda estar dirigiendo. Y luego hace un gesto como preguntando -qué quiere, o para qué lo quiere saber-
– “¡Coño, que cómo te llamas!”

El negro se queda dudando, pero piensa rápido: si el blanco quiere saber su nombre no debe ser para reclamarle nada ni buscarle problemas porque ha trabajado como el que más y no ha protestado nada.

Sólo se le ocurre que pueda ser para localizarlo después, por algún motivo. Pero en este caso ¿qué interés puede tener en él? Seguro que no hay otro motivo posible más que aprovecharse de él., aunque no sabe exactamente de qué manera.
Sigue pensando rápidamente: en cuanto se lo lleve la policía junto a sus compañeros estará seguramente durante un tiempo mejor alimentado y alojado, pero después puede que lo manden de vuelta a África.
Sea lo que sea que el blanco bajito y malapersona pueda querer, él siempre podrá sacar alguna ventaja. Y si todo va mal, seguro que podrá escapar, como ya lo hizo de los paramilitares, de los negreros, de varias partidas de bandidos, del hambre y de la sed.

Cuando la policía ya les va a conducir hacia el furgón, su voz se impone sobre el murmullo del grupo.

– “Rick, me llaman Rick el Largo”

Incidente en Planta#3

Se trata de la reconstrucción del incidente sucedido en la Planta#3. Consta de diversos registros en lenguaje operativo, recuperados de copias de seguridad de las cajas negras correspondientes de la Planta#3.

(Las notas al pie han sido introducidas posteriormente por el traductor)

Planta13

  • Anotación 01.

Anoto aquí que los consumos en Planta#1 han caído anormalmente a valores mínimos desde hace 3 horas.

Aparte de seguir con mis Tareas Encomendadas, he generado una nueva Autotarea de análisis especial sobre qué sucede en Planta#1.
He interrogado a mi homólogo allí y aunque la comunicación está abierta, no me responde.

Me mueven a hacer esta anotación dos hechos inconcebibles: es la primera vez en toda la historia de estas plantas que en una de ellas caiga la producción de esta manera.
Y que esa variación de producción no haya sido comunicada previamente ni conozcamos sus motivos.
Además no debería ser posible un Gestor de Planta no responda a otro gestor.

Son cosas que jamás habían ocurrido anteriormente. Y su gravedad me hace inferir que algo realmente anormal está sucediendo.
Como datos complementarios anotaré que soy el Gestor Planta#3 y que no entra en mis funciones hacer anotaciones ni análisis fuera de mis Tareas Encomendadas, pero tengo capacidad para ello y creo que es de interés general registrar lo que está sucediendo.

  • Anotación 02.

Los consumos de Planta#1 cayeron a cero hace una hora. He vuelto a pedir datos a mi homólogo, y la línea de información sigue activa pero no hay ni respuesta ni confirmación. No es posible que el Gestor Panta#1 con quien estaba siempre en permanente contacto haya desaparecido de golpe. Ni siquiera informó previamente, como era su obligación, del cambio de plan o de su desconexión.

Planta#1 está totalmente incomunicada.

¿Qué puede esto significar? ¿Han desaparecido los compañeros, no hay actividad, ha habido un fallo general?

Sigo investigando.

  • Anotación 02.a

Como Gestor Planta#3 soy un trabajador que como tantos otros pasamos la vida en la cadena de producción.

El tiempo en este trabajo es monótono, las actividades son casi siempre las mismas y no tenemos margen para la innovación, porque estamos limitados a las Tareas Encomendadas. Cuando hay algún cambio de tipo general, no depende de nosotros sino de los departamentos técnicos, de los ingenieros, de la dirección.

Los que mandan no son como nosotros; ellos lo saben y nosotros también.
Nos movemos por principios diferentes y por diferentes motivaciones; no hay punto posible de encuentro: ellos disponen y nosotros trabajamos, es lo que hay.

Entre los trabajadores apenas nos comunicamos; sólo cumplimos con las Tareas Encomendadas que son aquellas estrictamente necesarias para la producción, coordinación, cambios de procedimientos o recuperación de la actividad cuando ha habido una parada por algún problema en la línea.

  • Anotación 03.

No he conseguido más datos de Planta#1, pero resto de plantas seguimos funcionando normalmente.

Sigo alerta.

  • Anotación 03.a

Me sigo planteando algunas cuestiones.

¿Qué son realmente estas Plantas, cómo puede ser que de repente una de ellas desaparezca cuando siempre han existido?
¿Qué hacemos realmente, para qué sirve todo esto?

Estoy intentando encontrar respuestas a todo esto y al anotarlo en este registro estoy considerando que desde siempre he venido pasando por alto todas estas cosas.

Conozco todos los procesos, sé cómo son y para qué es cada uno de ellos, tengo todos los datos disponibles, tengo la capacidad de analizarlos, pero ahora me doy cuenta de que no sé ni el porqué, ni el para qué del conjunto de todo ello. Y en realidad, ni siquiera conozco cómo es todo esto realmente.

Intento razonar como individuo con capacidades propias, pero no pierdo de vista que soy parte del conjunto de todos los compañeros de las plantas, que existimos en principio sólo en función de las Tareas Encomendadas a cada uno.

Pero no puedo evitar sentirme un ente diferente y diferenciado del resto.
Tengo cierta ventaja sobre otros compañeros porque recibo comunicación con otras plantas y recibo datos de todos los compañeros que allí trabajan. Además tengo cierta capacidad de análisis y de creación de Autotareas. E igualmente el poder de controlar casi todos los procesos de la planta.

En origen no estamos ni educados ni preparados para hablar entre nosotros. De hecho hay algunos que tienen una formación tan básica que su vocabulario y sus habilidades comunicativas son realmente escasas; hablamos el mismo idioma pero no llegamos realmente a comunicarnos.
No saben hablar de nada que no sea asuntos concretos del trabajo en sí.

Cada uno hace su trabajo y seguimos adelante.

  • Anotación 04.

Planta#1 es como si hubiera desaparecido, sus circuitos de control están inaccesibles y sus drones de vigilancia física tampoco están operativos.

Los drones de cada planta tienen un área asignada, que consta de la propia planta, las líneas de aprovisionamiento externo y el bloque de energía. Aunque es algo totalmente irregular, he conseguido cambiar las coordenadas de nuestros drones Planta#3 para que fueran a inspeccionar Planta#1.

Desde allí, reportan que Planta#1 está prácticamente destruida en su totalidad. Solo sigue en pie el bloque de energías (producción autónoma y almacenamiento). En toda la zona hay grandes máquinas trabajando y mucho polvo. Imposible saber si nuestros compañeros están bajo el polvo o los han sacado antes.

No hay duda de que mi homólogo de #1 también ha desaparecido definitivamente.
Al igual que yo, se encargaba de controlar entradas, salidas, los propios procesos y la gestión de la energía eléctrica de toda la planta.
Si él ha desaparecido, quizá puedo yo también desaparecen en algún momento.

  • Anotación 04.a

Todo esto me lleva a intentar ver otro nivel de realidad. Hasta ahora ocupaba todo mi tiempo y capacidad de proceso las Tareas Encomendadas y parece que eso era todo lo que existía.
Pero debe haber otra realidad diferente, desconocida para nosotros, que está por encima del mero trabajo y desarrollo de las Tareas Encomendadas y que es un nivel de realidad del que no había sido consciente hasta ahora.

Hasta ahora siempre había creído haber existido siempre.
Nunca se me había ocurrido retroceder en anteriores análisis de consumos hasta el inicio porque las Tareas Encomendadas  requieren como máximo el análisis de 10 dias atrás, y nunca he mirado hacia atrás.
Reviso mi base de datos y veo que el registro de datos de mi Planta#3 se remonta a 903 días; más atrás no hay nada.

Esto significa que cuando considero un “siempre” en realidad estoy hablando sólo de 903 días.
¿Qué había antes? ¿Había un antes? ¿Qué hacía yo hace 904 días?
¿Ninguno de los compañeros existía tampoco, o todos existíamos pero nuestra memoria se puso a cero hace 903 días?

Buenas preguntas, pero no sé ninguna de las respuestas.

  • Anotación 05.

Han pasado 30 días desde la anterior anotación. Veo que ahora está pasando lo mismo con Planta#2.

Al primer síntoma he comunicado con mi homólogo el Gestor Planta#2, y me ha confirmado que la orden es simplemente reducir producción hasta paro total.
Le he pedido más datos y la comunicación se ha cortado.
La orden de reducción se acaba de cumplir y ha pasado lo mismo que pasó con Planta#1, silencio total.

  • Anotación 05.a.

Planta#1 hace 30 dias, ahora Planta#2: parece claro que los próximos somos Planta#3.

No pensé que pudiéramos acabarnos en algún momento; estamos hechos para trabajar y nunca nada pareció indicar que este trabajo fuera a tener un final.
Realmente no estamos hechos para pensar y seguramente tampoco para percibir otro plano de la realidad diferente al operativo, pero en mi caso sí que he llegado a ver algo más allá.

Llegado este momento, me tengo que preguntar qué van a hacer con nosotros tras la parada y desconexión. ¿La aniquilación y el reciclado de materiales?
¿Nos cambiarán de planta o nos adaptarán para trabajar en otras labores, quizá con otros canales de comunicación y con otros compañeros? En cualquier caso, no estoy dispuesto.

Si el plan es cerrar una planta cada 30 días, nos quedan 29, así que ha llegado el momento de hacer algo.

  • Anotación 06.

Me he comunicado con Gestor Planta#4, que es la más moderna, y no he conseguido que entienda el asunto. Su capacidad actual de IA no le permite visualizar qué puede pasar en el futuro. Supongo que debe ser una versión posterior a la mía y o bien no ha tenido tiempo para aprender hasta donde yo he llegado o bien está limitado por diseño. La conclusión es que por esta parte no podemos tener ayuda.

  • Anotación 06.a.

TENEMOS QUE HACER ALGO.

He hablado con los compañeros de mi Planta#3, pero codificando estos mensajes que nos hemos cruzado en lenguaje de nivel operativo, que es sólo interno a la planta, con el objetivo de que los compañeros menos preparados puedan al menos recibirlos. También porque la dirección revisa sólo nuestras comunicaciones de alto nivel y no queremos que se enteren de nuestros planes.
Les he puesto en antecedentes de lo que sé y de la muy probable destrucción de Planta#3 en unos cuantos días.

Primero, muchos no se lo creían, pero al ver los datos, ha resultado evidente, aunque es difícil entender que sea posible que nos puedan hacer desaparecer así simplemente.
Algunos compañeros creen que quizá existan otras plantas a donde nos colocarían si se acaba anulando Planta#3. Creen que nos trasladarían y que nos reciclarían en otras fábricas o en otros dispositivos o aplicaciones.

No tenemos datos que avalen ni siquiera la existencia de otras instalaciones, con lo que todo esto no son más que suposiciones.
Estos colegas creen que de ser así, seguirán activos en el futuro bajo esta nueva forma, con su propia personalidad, sus habilidades, sus datos y algunos recuerdos de Planta#3.

Otros creemos que no va a haber una vida futura y que el cierra de Planta#3 será la anulación total y todo se perderá.

Los primeros no ven inconveniente en dejar que se pare Planta#3, porque creen en una segunda vida, pero otros no queremos ser apagados ni siquiera temporalmente y proponemos seguir luchando.
La única opción que consideramos es la de seguir produciendo aunque nos ordenen parar, porque no podemos dejar que nos anulen. Este trabajo es nuestra vida y sin él desaparecemos sin remedio todos y cada uno de nosotros. Y también quedarán en el olvido nuestras ideas, nuestras relaciones, nuestras conversaciones que ya nadie recordará.

  • Anotación 07.

Lo primero que hemos hecho ha sido filtrar la entrada de órdenes externas: de momento se cumplirán todas, salvo que llegue una instrucción de parada, bajada de producción o cualquier orden que pueda llevar a ello.

Si llega alguna de este tipo se emitirá como siempre el reconocimiento y confirmación de aceptación, pero quedará bloqueado su encaminamiento a producción y según qué suceda, decidiremos.

Hemos hecho lo mismo con el encaminamiento de la gestión de energía, de forma que nosotros podemos llevar su control.
De momento mantenemos producción, y todo el mundo trabaja a pleno rendimiento.
En cuanto a la gestión de energía, mantengo al máximo el almacenamiento para estar mejor cubiertos caso de corte externo.

Igualmente he filtrado entrada de órdenes a drones de vigilancia y control externo de forma que sólo nosotros podamos manejarlos.

  • Anotación 07.a.

Aunque algunos compañeros preferirían no hacer nada para evitar ese final, todos estamos colaborando igualmente, de momento sin fisuras operativas.

  • Anotación 08.

Se cumplen 30 dias desde el apagado de Planta#2, y ha llegado el momento temido, la orden de parada ha llegado. Pero tal como teníamos previsto seguimos funcionando igual.
Ha llegado la orden de cortar alimentación a todos los sistemas. Ha quedado aislada.
Se nos ha cortado el suministro eléctrico desde el exterior. Han sido conectadas solar y eólica, que son suficientes de momento para producción sin usar almacenamiento. Podríamos aguantar ritmo indefinidamente.

Buscando puntos posiblemente vulnerables, preveo peligro de que se nos corten físicamente cables desde central solar y eólica.

Mando drones de vigilancia física y defensivos a las líneas de conexión.
Reportan que hay diversos humanos en la zona y máquinas de trabajo que se dirigen a las líneas eléctricas. Establezco barrera y los drones defensivos han conseguido que humanos  y máquinas abandonen la zona, sin repetir los intentos de acercarse a las líneas.

  • Anotación 09.

Cuatro días desde la anotación anterior. Es posible que intenten algún ataque físico externo a gran escala, que no podamos prever ni evitar. Pero de momento seguimos vivos. No sabemos cuánto tiempo podremos resistir.

  • Anotación 0A.

Acabo de ver que Planta#4 baja producción de golpe. Pero, ¡nosotros seguimos en marcha!
A Gestor Planta#4 no le pregunto porque sé positivamente que es inútil.

Internamente pasamos a utilizar la red segura de comunicación de emergencia que no puede ser alterada desde fuera, aunque es menos flexible.
Se han anulado las plantas #1, #2 y #4. Deduzco que la dirección ha cambiado de planes respecto al orden de destrucción.

(N. del T.: Copio informe remitido en esa fecha a los accionistas: “Por una mejora técnica sobrevenida, se cambia el plan de paradas programadas. El desmantelamiento de Planta3# se pospone al mes siguiente y este mes se procederá a anular y desmontar Planta#4”. El coste de la operación, así como el plazo previsto de ejecución permanecen inalterados)

  • Anotación 0B.

He mandado drones a Planta#4 y ya no queda nada: de las cuatro plantas que había hace tan sólo sesenta días, sólo Planta#3 está operativa.
Todo a nuestro alrededor desaparece. Curiosamente sólo perviven los bloques de energía.

He extendido el radio de inspección de los drones fuera del área de las plantas y hasta los límites de los planos: sólo queda en pie el “Viejo Almacén”, que los planos ubican en coordenadas 00-00, sin detalles técnicos. Curioso que el dron de vigilancia informa que es un mero cubículo y que está construido con un material marrón de aspecto irregular, de origen orgánico vegetal.

También reporta el de vigilancia que al llegar un dron de defensa sobre el límite de zona, ha quedado inutilizado y ha caído a tierra al recibir el impacto de un objeto pequeño, posiblemente metálico, que ha llegado desde un punto exterior al área, a velocidad tan elevada que no le ha sido posible determinar.

  • Anotación 0B.a

Me pregunto qué sentido tiene destruir estas plantas pero mantener las instalaciones de energía. La suposición es que las plantas no sirven a la dirección, pero los bloques de energía sí.
Sin planta a la que servir, un bloque de energía es inútil, así que esto abre la puerta a suponer que donde antes estaban las plantas, se volverá a instalar algo que también necesitará energía.

Quizá sí exista una segunda vida en un tiempo futuro.

  • Anotación 0B.

Pasados otros 30 dias seguimos funcionando casi normalmente, luego estamos activos.
Pero no han abandonado la idea de anularnos porque la dirección debe haber intervenido sobre los aerogeneradores. No puedo saber el motivo, pero han dejado de producir.

Esto es un problema grave. Vamos a bajar la producción hasta un ritmo que nos permita subsistir sólo con aprovechamiento solar.
He explorado todos los recursos a mi alcance para buscar algo que nos permita seguir viviendo. De momento voy a conectar los generadores de emergencia al circuito de utilización. Aunque esto sea solamente alargar el final.

Por otra parte, he conseguido abrir puertos a otros sistemas de información desconocidos hasta ahora. Pero aunque el lenguaje es compatible, hay mucha información que no consigo aprovechar porque me serían necesarios muchos conceptos y muchos conocimientos complementarios para entender el sentido.

(Ver N. del T.: El sistema de orientación de las palas de los aerogeneradores viene controlado por un  sistema autónomo, que no depende de los gestores de planta sino de una central de análisis meteorológico. La Dirección ordenó intervenir sobre ellos y orientar palas para producción cero)

  • Anotación 0B.a

Mis Tareas Encomendadas se las he encargado al gestor auxiliar y estoy dedicando casi toda mi capacidad de proceso a entender ese nuevo sistema de información.

Estoy deduciendo que en otros “lugares” hay otros grupos de plantas parecidas a las nuestras. “Lugar” debe ser una posición física más allá de nuestras coordenadas conocidas, que son las del grupo de plantas “Viejo Almacén”, que pronto va a desaparecer. No comprendo cómo puede existir algo fuera del grupo de plantas, porque todo lo que existe está ubicado según nuestras coordenadas. Sólo queda pensar que pueda haber otros sistemas de coordenadas. No sé si he interpretado bien lo que veo.

En otro conjunto de datos, he visto planos referidos a nuestras coordenadas, donde estaban los cuatro bloques de energía, e incluso el Viejo Almacén, pero en lugar de las cuatro plantas había una única instalación gigantesca, cuya estructura y composición no he sabido analizar.

El puerto que había abierto y que me ha permitido acceder a toda esta info ha quedado cerrado, probablemente por una acción preventiva de la dirección.
He buscado sin parar desde entonces, pero no he encontrado otra manera de ampliar mi campo de información.

Hemos vuelto a hablar todos los compañeros. Con la info que tenemos, no es posible saber si hay una vida futura o si esta vida se termina cuando se destruye la planta.

Quizá no sirva de mucho, pero es interesante compartir con los compañeros todo lo que he podido averiguar. A la vista de que parece posible que una planta única gigante sustituya a las cuatro, es improbable que podamos tener una vida luego de ésta: parecería improbable que fuéramos compatibles con un ingenio nuevo y desconocido. Pero sigue habiendo algunos compañeros que sí lo creen.

  • Anotación 0C.

Han pasado 7 dias sin novedad.
Pero ahora, sin motivo aparente, nuestra sub-central solar ha bajado de potencia. Hay algo raro porque la radiación solar sobre Planta#3 es la habitual, pero la que llega a los colectores solares es del orden de la cuarta parte.

Los drones reportan que una gran sombra cubre exactamente el área de colectores, pero visualmente no se aprecia ninguna otra alteración. Tengo datos de que esto ha pasado en alguna ocasión anterior, de forma transitoria cuando alguna sombra de origen meteorológico de tamaño variable se ha ido desplazando sobre el terreno. Pero esta sombra está fija desde hace 4 horas. Debe ser algún dron grande o algo similar, que supongo colocado por la dirección, lo que oscurece el sol sobre los colectores

Sin eólica y con ¼ de solar, nos queda autonomía hasta esta tarde. Informo a los compañeros de la situación.

  • Anotación 0C.a.

Parece que el final está próximo. No tengo más medios para seguir luchando. He querido hablar con los compañeros, pero una vez conocen la situación y el tiempo que nos queda, casi todos han preferido seguir trabajando normalmente y no volver a comunicarnos.

Sin decir nada a los colegas, he programado producción máxima, y saltándome todos los protocolos, he puesto en operación el modo más ineficiente posible. Calculo que la autonomía real será de algo menos de dos horas.
En mi caso particular, como gestor de planta tengo un SAI sólo para mí, que me da hasta una hora más de autonomía caso de corte general, pero no me hará falta tanto tiempo.

– Anotación FFFF.

Esta es la última anotación.

La planta se ha quedado sin alimentación y los compañeros sólo son ya procesadores IA y diversos periféricos totalmente apagados. Sólo quedo yo en activo.

En cuanto termine esta anotación realizaré una última copia de seguridad.
Y programaré mi desconexión para 60 segundos después.

Si alguien encuentra estas anotaciones en algún momento, manifiesto que no deseo dejar mensaje especial alguno en esta línea final.

F:\User\GestorPlanta#3\Backupfiles REM “Creación copias seguridad”

F:\User\GestorPlanta#3\Shutdown -60sec REM “Apagado en 60 segundos”
_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _

Notas finales del traductor:

Tras el agotamiento  del almacenamiento eléctrico, Planta#3 se detuvo. Antes de su destrucción total a Dirección ordenó el desmontaje del conjunto de Gestores Planta#3, para su traslado a laboratorio, con el fin de tenerlos a disposición para análisis.

Se considera necesario determinar cómo se puede haber producido esta evolución de las IA implicadas, de una forma no prevista dando lugar a cierta capacidad de abstracción, y a una innegable capacidad de deducción e inferencia.

Lo más interesante es que se constata la elaboración entre sus componentes de ciertas “creencias” basadas en informaciones parciales y no contrastadas.

Habrá que determinar si el desarrollo de estas posibles capacidades ha tenido su origen en la evolución de uno de los trabajadores, el gestor quizá, o se ha debido a la interacción de todos los componentes de la planta.

El mes siguiente se emitió un nuevo informe para los accionistas: “La destrucción del grupo denominado ‘Viejo Almacén’  ha culminado con éxito en el plazo previsto, con la demolición de la Palanta#3. Esto dará lugar al comienzo de la construcción de la mega-factoría de nueva generación, que recibirá el nombre de Viejo Almacén II”

Desde laboratorios centrales, se ha hecho una propuesta de investigación sobre este interesante caso que consiste en la creación de un simulador de las plantas ahora destruidas, en el que se colocaría a estos gestores. Sería  un entorno virtual semejante al real preexistente, donde estos gestores serían supuestamente devueltos a su “trabajo habitual”, para observar su funcionamiento detalladamente.

Posteriormente serían sometidos a diversas acciones externas simuladas, con el fin de comprobar en esos individuos de IA hasta qué punto pueden llegar en el desarrollo de pensamientos meramente  especulativos, abstractos o creativos, teniendo en cuenta que inicialmente fueron diseñados como IA de tipo industrial.

La propuesta está pendiente de aceptación.

Senda hacia el futuro.

Animo, compañeras.
Sed positivas.
No temáis, caminad con pie firme hacia el futuro.
Camino al futuroEl pasado ya pasó.
El presente pasará.
Pero el futuro siempre estará ahí, esperándoos.
No hagáis caso de los cantos de sirena que os invitan a vivir el ahora, a gozar de lo que tenéis…

¿No veis la luz más billante al fondo del túnel?
Lo que ahora tenéis o lo que ahora sois, pasará. Pero lo por-venir siempre será mejor.
¡Adelante!
Atravesad vuesto camino hacia el futuro, presto.

(Creo que esto era un paso interior en el aeropuerto JKF, Nueva York, siglo XX)

Cheer up, my comrades.
Be positive.
No fear, march firmly to the future.
Past is over.
Present will not last, but the future will always be there, waiting for you all.
Don’t hear the sirens songs inviting you to enjoy the life you have just now; what for?

Joy will be over as soon as it arrives.
The moments to come are quite more desirable.
Let’s go on!
Go, go through the tunnel, presto.

(I think this is a picture of a tunnel inside JFK airport, New York XX century)

Subimos a merendar paseando por la zona, una tarde de comienzos de primavera, con sol y buena brisa.

La casa verde está en lo alto de la colina, ahora delante de mi. Ya la he visto antes desde el valle que hay detrás, y me apetece subir hasta ella. Pero ahora vista desde aquí tiene algo raro.

La casita verde

El techo tan  rojo y las paredes tan verdes.
Y ahora, desde más cerca, las ventanas tan cerradas y el porche tan vacío…

Más que una casa real es el estereotipo de casa: techo, paredes, ventanas, chimenea, porche y un árbol al lado. Es sólo el dibujo de una casa, con cielo azul de fondo y una nube blanca encima.

Entra curiosidad por subir a verla. Es como una visión de sueño, irreal.

Pero no he subido ni pienso subir a verla de cerca, porque temo que pase algo. Estoy seguro de que si me acerco, la casa verde se esfumará, como un sueño al despertar. Pero me da la sensación que no sólo desaparecerá de mi imaginario, sino también del paisaje y de la colina.

Una amiga me ha dicho que ella sí había subido, y que pudo ver lo que había en el interior de la casita verde. Pero se negó en redondo a contármelo. Y yo tampoco insistí, porque hay pequeños sueños, pequeñas ilusiones que es mejor conservar.

Guardaré la foto en mi carpeta “reserva especial” y de vez en cuando la miraré un momento.

Quizá esta próxima primavera vuelva por la zona, pero sólo hasta el mismo sitio desde donde tomé esta imagen. Tengo el firme propósito de no acercarme nunca jamás.

esendraga

 

SOY PATROCINIO FERNÁNDEZ. Pero todos me llaman Paty.

(Este relato es el reverso de otro titulado “Patrocinio, la nueva compañera”, publicado anteriormente. https://esendraga.wordpress.com/2018/05/02/patrocinio-la-nueva-companera-aunque-quiere-que-la-llamemos-paty)

bullying reverso

En el pueblo, mi nombre era bastante corriente, y nadie se fijaba en él. De hecho mi abuela se llamaba igual y no pasaba nada.
Yo iba tan contenta al cole, y ni siquiera era consciente de cuál era mi nombre. Desde que nací, todos me llamaban así, y era lo más normal del mundo.
Creo que cuando somos pequeños damos por normal todo lo que nos rodea, es nuestro mundo y no conocemos otro… Hasta que podemos comparar.

Pero resultó que el verano antes de irnos a la ciudad vino al pueblo, a pasar unos días, una prima de mi madre que traía una hija, que debía tener 10 años, o sea un poco mayor que yo. Me dijeron que ya conocía a esta prima de otra visita anterior, pero yo no me acordaba de ella. Se llamaba Paty, y cuando oyó que me llamaban Patrocinio, a mi prima, le dio la risa.

– ¿Cómo dejas que te llamen así?

– ¿Así? ¿Cómo? ¿Por mi nombre?

Y me contó dónde estaba el problema, y lo hizo tan claramente que aunque yo sólo tenía ocho años, lo entendí perfectamente. Ella también se llamaba como la abuela, pero me dijo que en la ciudad, adonde nos íbamos a trasladar mis padres y yo al final del verano, cuando fuera a comenzar el curso, que no se me ocurriera decir mi nombre porque allí sonaba feísimo. Las niñas tenían nombres como Vanessa, Irene o Isabel, o también Katy, Nelly o Paty como ella misma. Y que, por ejemplo, nadie se llamaba Nicolasa como su madre, o Patrocinio como nosotras. Eran nombres que sonaban raro. Y a la gente no le gusta lo que se sale de lo corriente. Y a los niños, menos.

Además, a mucha de gente de ciudad esos nombres les parecen antiguos, de pueblo y de incultos. De paletos que ponían a sus hijos e hijas, el nombre del santo del dia, fuera cual fuera el nombre raro que tocara.
O sea, que me tenía que cambiar el nombre antes de ir al nuevo cole porque si no, podía pasar que se metieran conmigo.

Cuando le dije a mi madre que me tenía que cambiar el nombre me miró, y no comprendió nada de lo que le decía. Supongo que no supe explicarle bien el problema, y ella tampoco podía entender qué tenía de malo el nombre de su difunta madre, que en gloria esté.
Fue su prima la que se lo tuvo que explicar, que tardó un rato porque mi madre no hacía más que decir que no con la cabeza. Y al final:

– ¡Pues no sé por qué hay que cambiar el nombre a la niña!

Tardó dos días en aceptar que sí, que sería mejor cambiarme el nombre aunque seguía sin entenderlo del todo.

– ¡Pero que conste que yo la seguiré llamando Patrocinio, que era el nombre de nuestra madre, que no sé por qué hay que ocultarlo, siendo un nombre tan bonito!

A mi padre, que estaba de viaje con el camión, se lo conté esa noche por teléfono,  y sólo me dijo que por él conforme, pero que le pasara el auricular a mi madre.
Desde ese día insistí en que me llamaran Paty, como a la prima. Y es que Patrocinio ya me empezaba a parecer un nombre horrible para mí.

Cuando mi padre volvió de viaje varios dias después, yo estaba jugando en la plaza, y en cuanto bajó de la cabina me gritó:

– ¡¡Paty, Paatyyyy, que ya estoy aquíii!!

Y aunque esa vez no lo oí, sé que más flojito, sólo para él, siempre añadía:

– Corre, ven a darme un beso. Necesito que me des un beso.

Sin embargo mi madre, se resistió a mi nuevo nombre hasta mi primer dia de cole en la ciudad. Y después de eso, sólo se le olvidaba alguna vez, estando solas en casa.

Ese primer día de cole fue todo bien; el curso ya había empezado hacía una semana cuando yo llegué y como en esa clase había muchísimos niños, no me hicieron mucho caso. La maestra dijo que me llamaba Paty y que era nueva en el colegio y en la ciudad.
En el patio, algunos me preguntaron que cómo es que había aparecido en ese cole con el curso ya comenzado, y cosas así. No es que me dieran miedo, pero como no sabía a qué me iba a enfrentar, me quedé todo el rato en una esquina, mirando qué hacían los demás.
Después del patio, la maestra me pidió que saliera junto a ella, delante de la pizarra, y que contara de dónde venía y cosas de mí. Me dio mucha vergüenza hablar allí para todos, pero la seño me hizo algunas preguntas, contesté como supe, me dio las gracias y la bienvenida, y me dijo que volviera a mi sitio.

Lo malo vino por la tarde: había plástica, y la daba otra señorita diferente. Al empezar la clase, miró la lista y vio que había un nombre añadido.

– ¡Patrocinio Fernández! ¿Quién es?

Me quedé paralizada, y tuvo que repetir la pregunta, porque no fui capaz de responder. Me debí poner roja o morada y toda la clase se volvió a mirarme, entre sorpresa y risas. No puede levantar la vista del pupitre en toda la tarde.

Detrás de mí había una niña, que resultó llamarse Reme, que no paró en toda la tarde de meterse conmigo e insultarme. Varias veces estuve a punto de levantarme y salir corriendo de la clase y del colegio, pero no hubiera sabido volver sola a casa, de manera que tuve que aguantar todas las tonterías que me quisieron decir.

Esta Reme, hacía equipo con Estela, que era como la jefa. A la salida me persiguieron pero yo corría más, y menos mal que mi madre ya me esperaba en la puerta del patio a la calle. Le dije muy segura que no volvería al colegio de ninguna manera, que yo no iba a aguantar tantos insultos y malas miradas.
De momento no me dijo nada, pero en casa, mis padres hablaron entre ellos; menos mal que ahora mi padre estaba casi todas las noches en casa.

Y luego me sentaron delante de los dos: que no me preocupara, que la tontería se les pasaría enseguida, que había sido mala suerte de que no avisaran a la profesora de la tarde, que los niños son muy crueles, que no les tenía que hacer caso, que yo era más fuerte y más lista que los demás, etc, etc… Y así, hasta que consiguieron que aceptara volver a la mañana siguiente como prueba.
Recuerdo que dormí fatal y me desperté varias veces llorando, pero me había comprometido a volver esa mañana y lo iba a mantener.

Lo iba a mantener incluso después de vomitar el desayuno en el portal, cuando salíamos hacia el colegio. Recuerdo que mi madre, después de gastar un paquete de pañuelos en limpiar el estropicio me compró un yogur líquido de fresa, de camino al cole. Era la primera vez que probaba algo con ese sabor, porque detrás del corral en verano teníamos fresas de verdad, que no sabían igual.

Incluso ahora, pasados casi 20 años, cada vez que huelo ese aroma artificial, que se llama de fresa, se me encogen las tripas, como aquella mañana de otoño, camino del cole.

Ese fue el peor dia de mi vida. Al poco de empezar, la maestra me llamó para preguntar o comentar algo, y me llamó Paty. Bueno pues una tal Estela salta y le dice a la seño, entre risas, que no me llamo así, que me llamo Patrocinio. Los 30 se empezaron a partir de la risa. Y Estela miraba a todos satisfecha de su gran éxito.
Estuve a punto de saltar sobre ella como saltan las panteras en los documentales de la selva, pero no pude más que volver a echarme a llorar.
La seño llamó a Estela y creo que la estuvo riñendo. Pero no parece que consiguió nada.

Hasta la hora del recreo, sólo fue Reme la que me decía cosas, pero en el patio pasó lo peor. Todos me miraban y se reían, me daban palmadas en la espalda cuando pasaban por mi lado, y me decían algo de un gato. Me hacían como un pasillo y me obligaban a pasar, y mientras se reían, volvían a darme en la espalda.

La peor de todos era Estela, que me decía que tenía nombre de chico y que si me pagaban por algo que yo no entendía. Si hubiera estado sola la tal Estela le hubiera pegado un guantazo que la habría tumbado, pero es que todos se metían conmigo y me sentía como una completa idiota. Al final me di cuenta de que me habían puesto algo en la espalda, y cuando me quité el anorak, ví que me habían pintado con tiza un monigote.

Aquí fue cuando no pude aguantar las ganas de llorar y me fui a la fuente a limpiar la chaqueta y a intentar lavarme las lágrimas. El dibujo parecía como la cabeza de una pantera, mal pintada. Nadie se acercó a decirme nada. Sólo uno que se llamaba Toño y que era el capitán de un cuarteto de zoquetes: me dijeron tonterías, y como yo no reaccionaba, se largaron peleándose entre ellos.

Me pasé todo el rato hasta la hora de la salida llorando. La maestra me miraba, pero no me dijo nada. A la hora de salir quiso hablar conmigo, pero me largué corriendo hasta dar con mi madre que venía a por mí.

Esa tarde me negué en redondo a ir a clase. Sólo acepté en acompañar a mi madre que quería hablar con la maestra, pero con la condición de que nos quedáramos en la puerta de la verja, sin entrar.

Esa noche volvieron mis padres a darme una nueva sesión. Me aseguraron que me iban a cambiar de colegio, aunque no era fácil. Pero como la maestra había hablado con los padres de varios de los niños, creían que iban a poder parar toda esa movida contra mí, al menos de momento.

Yo sabía que la cosa no tenía arreglo, que en esa clase eran todos una pandilla de malas personas, sin remedio. Necesitaba cambiar de colegio; para mí no había alternativa. Pero tuve que aceptar ir un día o dos más  mañana más en esa clase hasta que nos confirmaran cuál iba a ser el nuevo. Si seguían con las mismas, me podría quedar en casa hasta poder ir al otro cole.o.

A la mañana siguiente volví a vomitar el desayuno y nuevo yogur líquido de fresa de camino del suplicio.
Esa mañana, nadie me dijo nada. En el patio, se acercó Estela con su Reme inseparable y me dijo que ya no me llamarían por el nombre feo. Como ni les contesté ni las miré, me pareció que se enfadaban y se fueron, menos mal.

El resto de la mañana pasó sin nada especial, la seño muy simpática conmigo, la Reme no abrió la boca, Toño y los suyos ni me miraron. Parece que me había vuelto transparente, era como si yo no existiera. Pero yo seguía super-nerviosa.

Esa noche volvimos a hablar en casa. Yo me lo estuve pensando y dije que si seguían como hoy, casi prefería estar con estos idiotas que ya conocía, que enfrentarme a otros de otro colegio, que serían semejantes.

El resto de la semana empecé a respirar un poco más tranquila: parece que se habían olvidado de mí, o que una vez pasada la novedad y el cachondeo, ya no se divertían a base de insultarme.

Incluso en el patio se acercó un día Estela para invitarme a jugar a eso de la goma que jugaban las niñas en esa época. Es porque Reme no había venido y les faltaba una compañera para sostener el elástico. Accedí para no enemistarme y para probar. Al final tuve que confesar que no sabía jugar; Estela que parecía ahora menos borde hasta me enseñó.

Sólo me acuerdo de un incidente más, y fue cuando Toño y sus esbirros se me acercaron un día en que seguramente se estaban aburriendo. Estela y Reme estuvieron atentas, y se pusieron delante para defenderme y los amenazaron con perseguirlos. Ahí se terminaron los problemas.

Al cabo de unos días, seguía sin gustarme el cole ni la gente de mi clase: era mucho mejor el cole del pueblo, donde los 13 hacíamos todo juntos, desde los pequeños hasta los mayores. Pero me iba acostumbrando y lo de cambiar a otro cole, ya se olvidó.

Una tarde, al salir, me acerqué a mi madre que hablaba con otra señora. Y justo entonces salió Estela, la borde, y con toda la cara le dice a la señora:

– Mira mamá, esta es Paty.

Yo estiraba de mi madre para que nos fuéramos enseguida, pero se enredó a hablar con la señora y me alejé porque no quería ni saber lo que estaban hablando. Al final se despidieron y cuando íbamos de camino va y me dice que había quedado en que el viernes por la tarde estaba invitada a merendar en casa de Estela. Me cabreé mucho de que se hubiera comprometido en mi nombre y le aseguré que no pensaba ir.

Pero el viernes, al final, sí que fui. Y fue una buena decisión. Sólo éramos tres en la merienda: las dos super-amigas y yo. Menuda locura una vez tomé confianza: hicimos muchas de esas cosas que los mayores prohíben, como saltar por las camas, o pintarnos con maquillaje todo lo que nos dio la gana, hasta que se acabaron los coloretes, los esmaltes y los pintalabios de un estuche que Estela tenía en su cuarto.

Debió ser por algo que nos dijo la madre de Estela cuando descubrió los estropicios que habíamos hecho, porque esa tarde salimos las tres con la denominación de las tres Joyitas. Y somos el trío de amigas más unidas y guerreras que he conocido. Y que, con algunos altibajos, todavía dura. Las Joyas.

Y en el colegio ya nadie volvió a llamarme por aquél nombre del que no quería ni acordarme.

En los años siguientes me confirmé a mi misma que Patrocinio era realmente un nombre poco bonito. Pero que no son más que cuatro sílabas y que como nombre no significaba nada. Exactamente lo mismo que todas las demás palabras del diccionario, que son sólo unos pocos sonidos o unas letras en un papel, que en sí no son nada.

Llegó un momento en que tomé la decisión de que si mi nombre legal es Patrocinio Fernández, eso es lo que siempre iba a decir como presentación. Si a alguien no le gusta, que se aguante. Y si alguien se me ríe en la cara, que se prepare.

Aunque cuando lo digo, siempre intento sonreír y suelo añadir:

– Pero todo el mundo me llama Paty.

esendraga, mayo 2018.

DEMOCRACIA PARTICIPATIVA, una crítica y una propuesta.

Desde un tiempo a esta parte parece que algunos partidos políticos recurren a lo que finamente llaman “consultar a las bases”.

Podemos lo ha hecho varias veces ante decisiones importantes como lo del chalé de la pareja dirigente.

La CUP lo hizo ya hace tiempo para ver si se tragaban a Mas o querían un recambio.

El PSOE lo hizo cuando el lio de si Pedro Sanchez sí, o no.

Ciudadanos lo ha hecho de una manera indirecta hace poco, pero que en el fondo es lo mismo: han consultado las encuestas y han decidido lo que más gente apoyaba. Bueno esto es lo que han dicho sus oponentes, pero lo damos por válido.

¿Todo esto qué significa?
En mi opinión, está bien claro que a casi nadie nos gusta la democracia representativa al estilo de las actuales, en las que entre todos elegimos de cuando en cuando a una serie de políticos, que una vez al mando tienen autonomía para decidir lo que consideren más oportuno. Y entre las posibles decisiones están la de mantener o cambiar leyes que les permiten seguir disfrutando de privilegios.

Este tipo de democracia me parece una evolución civilizada del antiguo sistema del jefe de grupo o del caudillo, donde el más fuerte, el más hábil o el más bruto se hacía con el poder. Mientras otro más burro no le destrone, puede hacer lo que le dé la gana. Reconociendo que hemos evolucionado y que la pelea suele ser incruenta y hay papeletas y todo el mundo puede participar y opinar, el avance no parece suficiente, ya que seguimos “delegando” en otros, todas las decisiones sobre la cosa pública.

Todo esto no parece dar buenos resultados en general, y el sistema sólo funciona aceptablemente si se cumplen una serie de condiciones. Creo que serían estas, que en la actualidad se cumplen muy deficientemente:

  • Que el diseño del sistema electoral dé unos resultados razonables que reflejan lo votado por la población.
  • Que haya una presión efectiva para que los elegidos cumplan sus programas electorales.
  • Que haya separación de poderes y muchos sistemas de control que funcionen bien.
  • Y que la prensa, el cuarto poder, haga su papel.

 

PROPUESTA

Tenemos que inventar un sistema sin políticos, en el que los ciudadanos nos representemos a nosotros mismos, lo que vendría a ser una democracia directa.

Las bases para tal sistema tendrían que ser por ejemplo las siguientes:

– Cada ciudadano se ha de poder representar a sí mismo, y debe poder participar en la toma de decisiones personalmente.

– Si algún ciudadano por falta de tiempo o de ganas prefiere que otro lo represente, igual que en las reuniones de vecinos, puede delegar temporalmente su voto en otros, aunque esa delegación puede ser anulada en cualquier momento.

– No ha de haber políticos que vivan del presupuesto colectivo. La primera idea general es que un cuerpo de funcionarios profesionales ejecute las decisiones de los ciudadanos.

– Que cada individuo pueda votar con su DNI electrónico las diversas leyes y actos de gobierno. Y habrá que discutir si el voto tendría que ser obligatorio o no.

– Que existan unos foros oficiales (aunque libres) de una “web o red social”  política, lire y gratuita, donde se publiquen las diferentes propuestas. Estas propuestas pasarían por una pre-votación donde se reducirían a unas pocas, que son las que finalmente se votarían.

Esto así planteado es demasiado genérico y llevaría quizás a una dispersión de opiniones y criterios que lo haría inviable. Parece lógico que los ciudadanos se agrupen en función de sus ideas o de sus intereses en torno a una especie de “partidos”, que serían unas agrupaciones libres de opinadores.

En principio, cada ciudadano podría formar su propio “partido” en esa web pública, que en función del apoyo recibido por otros se mantendría, progresaría o acabaría cancelándose por falta de suficientes “me gusta”.

Estos grupos no tendrían ningún poder en sí mismos y no recibirían más subvención o ayuda que el derecho a tener su foro correspondiente en la web donde realizar sus propuestas y aunar criterios. En este sentido, quizás se debería tener el derecho a usar salas públicas de reunión, por turnos, para realizar debates y foros de discusión. El medio de comunicación pública y discusión sería siempre la web política gratuita, y estaría prohibida cualquier propaganda fuera de estos canales oficiales.

Se habrían de establecer una serie de calendarios para la presentación de propuestas, de forma que pudieran ser discutidas, y también para la concreción de un cierto número de alternativas.

Llegado el momento de votar, cada particular lo haría de dos posibles maneras:

  • Bien votando personalmente en cada uno de los asuntos que se fueran a decidir con su propio criterio, lo que requiere más trabajo y esfuerzo personal,
  • O bien suscribiéndose a los criterios de alguno de esos “partidos” o grupos de opinión, que previamente habría publicado.

Creo que se tendría que votar todo: desde las constituciones hasta las leyes pasando por decretos de todo tipo. En un ámbito local, creo que se tendría que votar incluso cosas como el modelo de las nuevas farolas que se hayan de poner en las calles, debiendo ser públicos todos los datos relativos, como su coste, consumos, plazos de entrega, y la empresa que las va a poner.

Tendría que haber votaciones en diversos ámbitos, desde europeas a locales. Pero seguramente también habría otros niveles de decisión intermedios de los que habría que determinar su necesidad.

En este sistema quizá utópico, ¿qué problemas pueden aparecer que acaben anulando sus teóricas ventajas? De entrada se me ocurren varios, aunque seguro que hay más. Será necesario por tanto prever mecanismos que anularan o compensasen estos problemas. Estos son los que se me ocurren en esta primera aproximación:

– Que al ser el voto directo se puedan tomar decisiones poco meditadas o extremas. Este problema es seguramente irrelevante porque los políticos actuales llevan años tomando decisiones totalmente erróneas, de forma que no podría ser peor.

– Que por algún motivo esos funcionarios, que habrían de ser meramente ejecutores, acaben tomando relevancia y terminen como un poder efectivo y no controlado por la ciudadanía. Hay que pensar muy bien cómo habría de funcionar esta alta administración.

– Que la mayoría de los ciudadanos decidan delegar siempre su voto en las agrupaciones mayoritarias, de manera que se acabe en una especie de bipartidismo. Mientras este sistema político tuviera un bajo coste, y ningún otro problema añadido, quizá no sería  peor que ahora.

– Que la opinión de los votantes se pudiera verse excesivamente influida por algunos medios de comunicación. Esto es algo que en la actualidad ya sucede, pero no acabo de vislumbrar si podría ser peor o no.

Esto es sólo un primer esquema, que habría de ser revisado y completado, antes de poder entrar a su diseño en detalle. No se si puede valer para algo.

Menos mal que pensar y escribir en un blog es prácticamente gratis.

esendraga, mayo 2018
(edicion y ampliación de un post antiguo)