SOLO ANTE EL PELIGRO

Unos momentos antes estaba este pajarillo rebuscando en el suelo junto a una buena patrulla de colegas.‭ Se disputaban las migajas que le habían caido a un oficinista, de esos que comen rápido en cualquier banco del parque. Suelen venir solos y apresurados, no sé si será porque su jefe les controla el inútil tiempo que pierden en alimentarse y tomar un poco el aire, o porque cuanto más rápido coman, antes saldrán por la tarde.

sólo ante el peligro
‭En cualquier caso, estas personas jóvenes que parecen esclavos de su trabajo no suelen tener muy buen aspecto aunque vayan bien vestidos: traje y corbata ellos, ellas con indumentarias más variadas, pero normalmente bastante discretas. Y con tacones casi siempre.
‭En general no parecen contentos y se les ve tensos.

La tropa de pajarillos a la que pertenecía el de ésta foto, se movía despreocupadamente cuando estaban todos juntos, porque pertenecer a un colectivo da seguridad. Ante un posible ataque muchos pares de ojos siempre detectarán antes el peligro y su sistema de alarma súbita los pondrá a todos a volar en un instante. En el peor de los casos, aunque caiga uno del grupo, cada uno de los restantes tienen más posibilidades de escapar.
‭Pero seguramente todo esto no vale para los oficinistas, que prefieren venir solos.

‭Este pajarillo que se ha quedado tomando el sol en la reja mientras sus colegas cambiaban de lugar, estaba atento todo lo que le rodeaba. Sin embargo los jóvenes que comen en el parque casi ni miran el entorno, comen rápido tiran los envoltorios a las papeleras, y se vuelven a su puesto.
‭Se diría que aunque hayan salido a la calle ni miran afuera, sino que siguen mirando dentro de ellos porque no parecen enterarse de lo que hay a su alrededor. Esto es una pena.
‭Y me refiero a todo: a que vengan solos, a que tengan que comer rápido, a que estén encerrados todo el dia con luz y aire artificiales, a que tengan que volver a su casa cuando ya ha anochecido…
‭Y sobre todo es triste que no puedan o no sepan pararse un minuto y darse cuenta de que están vivos, de que hay un mundo aquí afuera, con otras personas y también con pajarillos curiosos como el que se ha parado justo delante de mí.

Hace rato que los demás se fueron,‭ ‬pero este pequeñajo se ha quedado aquí delante,‭ tan tranquilo‬.‭ ‬No está desafiante,‭ ‬pero sí un poco chulo,‭ ‬porque solo de vez en cuando me mira de reojillo, y eso que yo estoy sentado detrás de él y bastante cerca.‭
‬Así que he tenido tiempo de hacer varias fotos,‭ ‬que él ha soportado sin inmutarse.
Al final he bajado la cámara y le he estado mirando directamente.

Sin prisa,‭ ha girado la cabeza, me ha devuelto ‬una última mirada con su miniatura de ojito,‭ ‬y se ha largado volando.

Suerte,‭ ‬camarada.

esendraga, enero 2018

Anuncios

ESTELA Y SUS AMIGAS

Este es un tercer punto de vista de los hechos relatados por Estela y por Paty, en sendos escritos ya publicados en https://esendraga.wordpress.com/2018/05/02/patrocinio-la-nueva-companera-aunque-quiere-que-la-llamemos-paty    y en   https://esendraga.wordpress.com/2018/06/01/soy-patrocinio-fernandez-pero-todos-me-llaman-paty

Estela, que sigue siendo mi pequeña Estela aunque ya es toda una mujer, me ha pedido que escriba en una página todo lo que yo recuerde de cuando se formaron “Las Joyas”. Y eso voy a hacer aquí, aunque no sé exactamente para qué lo quiere, pero los deseos de mi hija son como órdenes para mi. Allá voy.

bullying d

Reme y Estela son amigas prácticamente desde antes de nacer, aunque es una manera de hablar. Mi mujer, Estrella, y la madre de Reme fueron juntas a las clases de preparación al parto y se hicieron amigas. Las niñas, nacieron con un par de semanas de diferencia y ya desde bebés jugaban juntas, luego empezaron la guardería juntas y más tarde fueron al cole en la misma clase.

Pues ellas dos, que eran pareja inseparable, encontraron una tercera elementa cuando tenían ocho o nueve años. Lo primero que recuerdo es que al poco de comenzar aquél curso, una noche Estela me preguntó que qué significaba la palabra patrocinio. El caso es que Estrella estaba en la cocina, y yo ponía el mantel y los cubiertos mientras miraba de reojo un partido de fútbol en la tele, aunque con el volumen a cero, para evitar problemas. Fue entonces cuando me preguntó eso del patrocinio. Le contesté que patrocinar era algo así como apoyar y contribuir a los gastos de una persona o un equipo para obtener algún resultado. La miré y me pareció que no había entendido nada. Así que le señalé a los jugadores y le expliqué que la marca que llevaban escrita en la camiseta, no recuerdo si era de coches o de una compañía aérea, pagaban parte de los gastos del equipo a cambio de la propaganda que hacían con las camisetas y los carteles. Entonces salió Estrella de la cocina con la sopera, y ya nos olvidamos de ese tema.

Pero al dia siguiente, me llamó por teléfono la profesora de Estela y me contó que había una nueva niña en clase y que los demás niños se estaban metiendo con ella. Que Estela y Reme eran las más activas en este acoso y que especialmente creía que mi hija era la principal promotora. Me explicó que se trataba de una niña recién llegada a la ciudad, de nombre Patrocicinio y que todo había empezado porque se reían del nombre. Me pidió que habláramos con ella antes de que la situación empeorara. Comentó que iba a llamar también al padre de Reme para pedirle lo mismo porque esperaba que si la parejita dejaba de liderar el acoso quizá quedara solucionado el caso. Y que habia un acuerdo para que a la nueva la llamaran Paty para evitar ese nombre tan largo y que a los niños les sonaba tan raro.

Sólo al cabo de un rato caí en la cuenta de que Estela me había preguntado el dia antes, justamente por el nombre de la nueva. Así que esa tarde hablamos Estrella y yo y más o menos planificamos cómo íbamos a enfocar el asunto.

Durante la cena empezamos preguntando qué tal el cole y cómo se llevaba con los compañeros, si se divertía, cómo era la profe y esas cosas. No tardó en comentar como lo más normal que se lo pasaban bomba metiéndose con una nueva de nombre Patrocinio. No recuerdo exactamente cómo siguió la conversación, pero intetamos que se diera cuenta de lo absurdo del motivo por el que la hacían sufrir. Le pusimos ejemplos de otros nombres como el suyo o el de Reme que también podrían servir para reirse de cualquiera de ellas. Aunque creo que fuimos relativamente suaves, al final se puso a llorar y la dejamos un poco sola para que se diera cuenta de que desaprobábamos totalmente esa actitud. Parece que surtió efecto, supongo que en combinción con la filípica que Reme debió recibir de su padre y la nueva compañera se integró al final bastante bien en la clase.

Unos dias después Estrella coincidió a la salida del cole con la madre de Paty y le propuso que la niña viniera una tarde a merendar a nuestra casa. Esa fue la primera vez que el trío se juntó y ya esa primera vez empezaron a hacer travesuras de las suyas. No recuerdo qué estropicio hicieron en casa que salieron de allí con el nombre de guerra de “Las Joyas” porque mi mujer les dijo algo así cómo “Menudas joyas estáis hechas las tres” por lo revoltosas o traviesas que habían sido.

De todo eso hace casi 20 años y siguen siendo las tres inseparables. Cada una ha tomado en su vida un rumbo diferente, y en alguna época de la adolescencia o ya de más mayores han tenido distanciamientos puntuales. Incluso sé que Estela y Paty tuvieron una pelea gorda por un chico que casi les cuesta la amistad, aunque nunca me han contado los detalles ni los he querido. Recuerdo que Reme estuvo un tiempo apartada de Las Joyas por causa de un novio raro que se echó y que me huelo que no la trataba muy bien, pero esto son suposiciones mías. El caso es que en la actualidad se siguen reuniendo muy a menudo para salir de juerga, para hacer un viaje o para ir a la playa en verano.

Cada una por separado, son encantadoras y realmente son las tres muy buenas chicas. Pero tengo entendido que si se unen para hacer algo, tanto si es bueno como si es menos bueno, son temibles y consiguen lo que se proponen.

Pues esto que he escrito es a grandes rasgos lo que recuerdo del inicio de Las Joyas, y espero que le sirva a mi querida hija, sea cual sea su objetivo.  Y si ve que no le sirve tal como lo he escrito, seguro que me lo hace repetir, porque cuando se le mete algo en la cabeza, no para hasta conseguirlo.

esendraga, enero 2019

LA NOTA DISCORDANTE

En sociedad, lo normal es que la gente nos comportemos de forma normal.
Si todos tocan de frente, se espera de nosotros que hagamos lo mismo. Pero siempre hay algún gracioso que toca de lado.

la nota discordante

A veces es un despistado, a veces un malasombra. Pero también puede ser alguien que no sabe o no puede tocar al mismo son. O que simplemente cree que suena mejor a su manera.

Pues, que sople como quiera mientras no obligue a nadie a cambiar su estilo o le meta la trompeta en la loreja al vecino.

En mi opinión, una de las diferencias entre una sociedad civilizada y otra no tanto es justamente esa posibilidad de no seguir la corriente, sin que eso represente un grave problema.

El bueno de Brassens decía:
“Non, les braves gents n’aiment pas que,
l’on suive une autre route qu’eux”.

Que Paco Ibáñez cantaba en español:
“No, a la gente no gusta que
Uno tenga su propia fe”.

Ahora, bajando a lo personal: yo sé que suelo soplar de lado e incluso patrás algunas veces, y que eso puede chirriar.

Y desde aquí agradezco a todos los que lo puedan haber sufrido, su comprensión.

Pero aunque todos toquen “tururú”, si me gusta más “tarará”, lo siento pero seguiré dando la nota discordante.

Feliz año a todos.

esendraga, enero 2019

HERMANAS, HERMANOS

Los buenos deseos de año nuevo, las felicitaciones y los buenos propósitos están muy bien, pero luego hay que esforzarse para que se cumplan, porque sólo con el deseo no vale.

hermanas

Cuando los humanos interaccionamos, difícilmente tenemos una relación harmónica, porque lo más frecuente es que sostengamos puntos de vista que no coinciden y que deseemos cosas diferentes. Cuando la relación es personal cara a cara, las disensiones se saldan o bien llegando a un acuerdo, o bien  con cesión de una o de ambas partes, o bien pasando al “yanoshemo enfadao y no noshablamo”. Y si no hay remedio, se acaba a puñetazos.

Ahora, con las dichosas redes sociales, muchas veces la cosa no acaba nunca, sino que el malestar se perpetúa en una dinámica diabólica de cabreo in-crescendo. Uno dice una exageración, que quizá ni siquiera piensa realmente, y luego por parte de los lectores unos se reafirman en la postura preadoptada y los otros se cabrean como monos. Uno cualquiera de éstos responde con otra exageración de signo contrario y todos acaban incomodados. Y lo más gracioso es que casi todos están dispuestos a seguir con la espiral de cabreo y contra-cabreo.

Lo peor es cuando esto pasa entre personas que sienten mútuo aprecio, pero que con estas dinámicas acaban llegando a sentir menos-precio.

Quizá una propuesta de mejora en el nuevo año sería abandonar todos aquellos foros donde se vea el inicio de alguna de estas relaciones tóxicas o al menos buscar la manera de cortar la espital sin romper la relación del todo. Y analizar en serio por qué motivo no podemos convivir por muy diferentes que seamos, aunque sólo sea de forma civilizada.

Por mi parte voy a intentarlo. Para cortar la espiral estoy probando hacerlo por las buenas. Pero si no funciona la suavidad o la contención y la única alternativa es la ruptura voy a probar el método drástico de ser más bestia que el otro, a ver si la otra parte se da cuenta de que así no se puede funcionar. Quizá es un sistema muy bestia, pero voy a ver.

En cualquier caso tenemos que asumir que no podemos caer bien a todo el mundo y hay que considerar el hecho de que todos cambiamos a lo largo de los años, con lo que muchas relaciones no van a poder durar para siempre.

Es una pena.

Feliz año.

esendraga, diciembre 2018.

 

MÁS GENES HACIA EL FUTURO

Hace casi un año escrbí sobre este asunto de mandar genes al futuro a base de tener descendencia, que en aquél caso era a través de un nieto.
https://esendraga.wordpress.com/2018/02/16/genes-hacia-el-futuro

Ahora, debido a un caso semejante, aunque con otros progenitores y en otro lugar, salen disparados más genes hacia el futuro, que en este caso van incorporados en una nieta.

mas genes al futuro P1600658

Siempre me ha llamado la atención que en inglés se usa la palabra «offspring» para significar «descendencia».
En traducción literal y un poco patatera, offspring sería, o bien «afuera muelle» o «primavera palante». En cualquiera de los dos casos, transmite un poco la sensación ésta de mandar algo hacia fuera o hacia el futuro. Y este algo son de momento personas pequeñitas, que irán creciendo. Pero en el fondo lo que hacemos es cumplir el mandato biológico universal de intentar que alguno de nuestros genes perviva.

No entiendo de fútbol, pero conozco aproximadamente el concepto de «patadón parriba»: se chuta fuerte hacia arriba y hacia adelante, con la esperanza de que la pelota caiga en un lugar y circunstancia en la que se pueda fraguar una jugada ventajosa y más conveniente.
Quizá esta idea es una tontería, pero me da la sensación que esto de mandar genes hacia el futuro es como dar patadón parriba a esos genes, que es lo único que tenemos que puede ser transmitido y sobrevivirnos de alguna manera.

El caso es que la ciencia parece que nos está tumbando algunos pre-juicios que teniamos sobre muchas cosas. Hace poco escribí sobre el dimorfismo sexual en humanos, ya que parece que finalmente es más determinanante en la diferenciación de la personas de ambos sexos la mera genética, que la influencia educativa y social. ( https://esendraga.wordpress.com/2018/11/30/es-la-biologia-estupido-dimorfismo-sexual-y-esas-cosas )

Bueno, pues los estudios y trabajos científicos que he visto sobre qué parte de la personalidad, la inteligencia o la sensibilidad de una persona depende de la genética y qué parte puede depender de la educación, da resultados que me sorprenden, porque parece que nuevamente es más relevante la genética que la influencia de los padres.

Y para no entrar en detalles, mencionaré sólo estudios sobre dos tipos de casos que parecen bastante convincentes.
Uno es el analisis de hijos adoptados al nacer, que ya mayores se comparan con sus padres biológicos y con los adoptivos. Pues resulta que en gran medida se parecen más a los biológicos que a los adoptivos, no ya físicamente, sino en capacidades, aptitudes, personalidad e incluiso ciertas actitudes. Lo cual da que pensar.

Como caso de estudio particular y muy revelador, están los que se hacen sobre hermanos gemelos univitelinos que fueron separados al nacer y criados por padres adoptivos diferentes sin contacto entre sí. Y en algunos casos incluso en continetes distantes.
Es sorprendente lo que se parecen en forma de ser y en intereses, pese a haber vivido en entornos familiares muy difererentes.
Entre los muchos casos que se han estudiado, hay un caso muy curioso de dos hermanas asiáticas, adoptadas, criada una en su país de origen, no recuerdo cuál, y la otra en el Reino Unido. Se llegaron a conocer por casualidad porque la criada en asia participó como atriz en una película que su hermana vió en Londres. Al ver una muchacha idéntica a ella, la buscó y finalmente se encontraton. Y resulta llamativo ver cómo se descubrían a sí mismas en la otra persona porque se parecían más entre si, que cada una a sus padres adoptivos..

Es evidente que no se puede fijar en un porcentaje la influencia que en cada uno de nosotros ha tenido la genética, los padres, el entorno familiar y el ambiente social en que nos hemos criado.
La ciencia nos puede dar una aproximación estadística de estas cosas, pero como las variaciones individuales son muy grandes, nunca sabremos si nuestra influencia será decisiva sobre un hijo/a o un nieto/a concreto.
En cualquier caso es probable que los padres influyamos sobre nuestra «offspring» quizá menos de lo que a veces nos pensamos. Pero también puede pasar que en un caso concreto seamos determinantes para su futuro…

Así que una vez los genes están ya fijados y sin posibilidad de cambio en el párvulo que tenemos delante, hay que seguir aplicando la vieja receta de cuidarlo bien, educarlo lo mejor que podamos y darle el mejor ejemplo del que seamos capaces, con un doble objetivo:
– Si el ejemplar ya viene con buena genética de fábrica, procurar no estropear el resultado.
– Si el pobre hubiera tenido poca suerte en esta lotería, será necesario apoyarle y ayudarle a superar sus posibles menores capacidades.

Pero lo más importante, intentar enseñarle a que sea felíz.
Si lo consigue, objetivo cumplido.
Y si más adelante le apetece dar patadón parriba y mandar sus genes hacia el futuro, pues bien.
Pero si no le parece buena idea y prefiere que sus genes, que de alguna manera son nuestros genes, no sean enviados hacia el porvenir, pues no pasa nada. Tampoco la humanidad se va a perder gran cosa por ello.

Nos deseo a todos mucha suerte con nuestras respectivas offspring.

esendraga, noviembre 2018.

EL MOSQUITO

Hacía calor.
La noche estaba cayendo y el lago casi no se veía ya. Pero todavía hacía calor.
El mosquito
Habíamos visto el atardecer sentados en la hierba disfrutando de la vista sobre el valle, y los colores de las últimas luces del día ya se estaban fundiendo en ese azul que cada vez es más profundo, hasta que queda de un oscuro intenso, salpicado de estrellas.
Pero esa noche las montañas no llegaban a oscurecerse del todo porque una luna, casi llena, estaba a apareciendo por detrás de nosotros.

Yo permanecía sentado, mientras ella se había tumbado con sus manos enlazadas, como almohada, bajo su pelo corto.
Habíamos estado toda la tarde charlando, sentados uno junto a otro, bastante cerca pero sin rozarnos siquiera. Y sólo ocasionalmente nos habíamos mirado a los ojos.
A los dos nos daba un poco de vergüenza mirarnos de frente.

Desde que el sol se había puesto la conversación se había detenido. Yo la miraba de reojo de vez en cuando, y veía sus piernas a mi lado, y más atrás adivinaba el resto de su cuerpo tumbado y relajado.

De repente, noté que ella daba un brinco, y se daba un manotazo en la rodilla, justo la que yo tenía más cerca.

— “¿Un mosquito?” -Pregunté.

Ella dijo un distraído “Ssss”, volviendo a su posición.
Me armé de valor y puse mi mano sobre su rodilla. Ella no se movió. Con mucha cautela fui tanteando la piel de su articulación con mis dedos y, al poco, encontré lo que me pareció un bultito.

— “¿Aquí?”

Ella dijo un suave “Mmmm”, cuando la luna ya había salido del todo.
Aquella picadura derribó el muro que  nos había separado hasta ese momento.

Hace ya años de aquello, pero cada vez que oigo hablar de mosquitos y sus picaduras recuerdo las sensaciones y el olor de aquel atardecer junto al lago.

Y nunca le he preguntado si la picadura fue real o fingida.

esendraga, 2018

TEORÍA DE SERVOSISTEMAS (O cómo se aprende a corregir los errores)

Las matemáticas de la vida diaria. Segundo capítulo.

El primero fue este https://esendraga.wordpress.com/2018/04/27/lo-poco-asusta-lo-mucho-amansa

Cuando se estudia física o matemáticas suele parecer que son algo desconectado de la vida diaria y lejos de nuestra experiencia personal. En el primer capítulo trataba de cómo el hecho de que nuestros sentidos y sentimientos respondan a la realidad de forma logarítmica nos salva la vida y la cordura.

Camino recto

Ahora quiero referirme a los servosistemas, y al “feed-back” que en español deberíamos llamar realimentación. Hace años que vemos cómo este concepto se menciona en los más diversos ámbitos, pero es que muchas conclusiones matemáticas que del estudio de los servosistemas se derivan son aplicables a la vida diaria. Esto me lo ha recordado un post de este interesante, aunque especializado blog.  http://seguridad-de-la-informacion.blogspot.com.es/

En su dia, tuve que cursar una asignatura llamada específicamente servosistemas (en adelante SS), que me costó aprobar, y de la que no entendí en su momento casi nada. Pero con el tiempo me he dado cuenta de que muchos aspectos físicos y mentales de nuestra vida consituyen un servosistema y siguen en su evolución las reglas matemáticas y lógicas correspondientes. Si aguantáis la introducción, veréis el interés que tiene su análisis para nuestra vida diaria.

Servosistema (SS): es cualquier conjunto de diversos elementos, inteligentes o no, pasivos o activos, unidos entre si por una serie de relaciones, de forma que unos dependen de otros. Casi cualquier fenómeno se puede analizar como un SS.

Ejemplo simple: cuando queremos llenar un vaso con agua del grifo lo ponemos debajo y abrimos, parece muy sencillo. Si vemos que el chorro no queda centrado sino a un lado, movemos el vaso hacia allí, si nos pasamos volvemos atrás un poco. Si vemos que el chorro es demasiado fuerte o demasiado débil, cerramos o abrimos un poco el grifo con la otra mano. Normalmente al primer o segundo intento nos queda centrado y el chorro a la velocidad correcta. En este caso estamos manejando dos SS simultáneamente: uno de posición del vaso bajo el chorro y otro que controla su intensidad. Cuando conducimos  un vehículo es parecido: vamos moviendo el volante un poquito cada vez, y vemos cómo reacciona el coche, para ir por donde queremos. Si vamos demasiado cerca del borde derecho giramos un poco a la izquierda y al revés.

Aplicado a cuestiones mentales o de psicología: cuando hablamos cara a cara con otra persona, manejamos infinidad de SS. Si vemos que nuestro interlocutor pone cara de no oirnos bien, hablamos más fuerte. Si nos parece por su gesto que no está interesado en lo que decimos, cambiamos el tono, o intentamos expresarnos de una manera más atractiva. Si discutimos con el otro, vamos modulando el tono, más o menos agresivo en función que cómo el adversario encaja nuestra agresividad y dependiendo de hasta dónde queremos llegar en la escalada. Casi todo en la vida sigue un proceso de ajuste.

La realimentación: Los SS simples constan de un mecanismo que transforma una acción en un cierto efecto, como el de girar el volante para que el vehiculo se mueva hacia un lado. La realimentación es la manera en que ese efecto es visto o sentido por quien actúa y le hace cambiar la acción. Este feed-back puede ser positivo o negativo.

Ejemplo de dos personas dicutiendo: cuando más chilla cada uno de ellos más se cabrea el otro y grita empieza a gritar más. Se trata de una realimentación positva porque el efecto de una acción (levantar la voz) hace que la causa se incremente en el otro. Y en este ejemplo la realimentació positiva es de doble sentido.

Si un maestro tiene una clase tranquila, hablará sosegadamente. Pero si el grupo se empieza a excitar, el maestro subirá el tono y dirá lo necesario para calmar los ánimos. Si lo consigue, tendrá el efecto de una realimentación negativa que acotará o reducirá el follón.

Si cada dia al pasar por una curva la tomo más rápido, cada vez mola más. Hasta que llega un dia en que derrapo en serio y casi acabo en el arcén: el susto actuará como realimentación negativa y por la cuenta que me trae procuraré en el futuro no pasar de ese límite.

Posible comportamiento de los SS.

  • Sistema Explosivo. En un SS con realimentación positiva, como el caso de la discusión, el nivel del fenómeno (la violencia de ambos) crece indefinidamente con un mal final asegurado. Salvo que aparezca un nuevo elemento externo o interno, que podría ser el creciente miedo a hacerse daño, que puede invertir el proceso y llevar a cierta calma. A veces el feed-back positivo lleva a un resultado cada vez menor: si un enfermo no come, cada vez está más débil y cuanto más débil menos ánimo tendrá para comer, con resultado final de encefalograma plano.
  • Sistema Amortiguado. Si el profe del ejemplo controla bien la situación se llegará a un equilibrio orden/desorden en la clase, que si el docente es hábil podrá mantener al nivel deseado. Por supuesto, mientras no aparezca algún elemento externo como por ejemplo el timbre que invita al recreo.
  • Sistema Oscilante. Que es como suele funcionar todo aquello que no se desmadra, pero tampoco está muy controlado. Nunca conducimos en una perfecta linea recta, siempre damos pequeños tumbos.  Es lo que podemos llamar mantener una situación controlada, mediante impulsos alternativos hacia arriba y hacia abajo para mantener un nivel de lo que sea.
  • A veces las oscilaciones permanecen constantes, pero otras veces se van ampliando hasta ser explosivas, o se reducen hasta llegar a un punto constante. En definitiva es el funcionamiento pendular.

Como veréis, cualquier aprendizaje que se base en el mecanismo acierto-error es un servosistema, más o menos complejo. ¡Menos mal que normalmente sabemos qué hacer sin que sea necesario estudiar ecuaciones diferenciales!

Pero algunas veces puede ser útil ser conscientes de algunas relaciones en procesos que nos son importantes, y en especial me interesan los sistemas estilo “péndulo vulgar y corriente”. Cuando la masa pendular está en uno de los extremos de su carrera, está parada un momento y la fuerza de la gravedad la atrae hacia el punto central, que será el más bajo. Cuando llega a este punto, la masa va a la máxima velocidad y empieza a subir. En cuanto pasa el punto central la fuerza de la gravedad tiende a frenar la subida, y con más fuerza cuanto más alta está. Hasta que llega un momento en que ese freno es lo bastante poderoso para hacer que el movimiento se detenga, y se inicia el movimiento inverso del proceso.

Pensemos por ejemplo en un espectro contínuo entre “represión y libertad” (o libertinaje según los casos) en el seno de un grupo humano. En una época de elevada represión se empiezan a generar fuerzas internas que se oponen a ella, y que van creciendo poco a poco, hasta que llega un momento en que son tan intensas que consiguen hacer que el sistema vaya cambiando hacia una política de mayor libertad. Una vez iniciado el proceso de liberalización, esas fuerzas internas eran tan fuertes que el movimiento hacia una situacion de mayor libertad no se detiene al llegar a lo que podría ser un punto medio más o menos razonable, sino que sigue hasta que el creciente desmadre empieza a generar otras fuerzas internas de oposición que invierten la tendencia. Pero hasta que comienza el regreso hacia el punto medio la situación de desmadre puede llegar a ser seria. Es lo que nos suele pasar en muchos aspectos, lo que popularmente se conoce como “o ser calvo o con tres pelucas” y que casi nunca se llega a un punto medio estable.

Es el fenómeno del volantazo excesivo ante un imprevisto, que seguido de otro cotravolantazo también excesivo nos puede sacar fuera de la carretera. Lo difícil es saber en cada circunstancia si es mejor corregir inmediatamente o esperar un momento, o si girar bruscamente o mediante movimientos suaves.

¿Enseñanzas prácticas? Pues cada uno puede sacar la suya. A mi me interesa la relación de una persona con su entorno, con el que de alguna manera se tiene que manejar, en la familia, en el trabajo o con nosotros mismos. Ante acciones de otros que nos afectan tenemos que hacer algo: o bien para dar un feed-back positivo al otro como forma de conseguir más de esa acción si esta nos agradaba, o dando realimentación negativa claramente, para evitar que se repita o al menos conseguir reducirla. Una cosa importante es dar señales claras a nuestro entorno, porque a veces por quedar bien o por discreción no hacemos saber nuestra postura y eso impide que el otro interprete bien nuestra situación real.

Y como en la conducción, el problema estriba en dosificar nuestra acción correctora. Todos conocemos gente impulsiva que reacciona en exceso o excesivamente rápido provocando un efecto contrario desmedido que no hace más que estropear las cosas. A veces quizá es peor reaccionar tarde que hacerlo intensamente. Otras veces puede ser mejor esperar antes de mover ficha tanto para ver la evolución espontánea del asunto, como para calibrar mejor el posible efecto de nuestra acción.

Los servosistemas físicos como control de temperaturas o regulación de otros parámetros se usan tres efectos llamados proporcional, integración y derivada, que explico en breve aplicados a una cuestión humana como la relación de un jefe con su equipo de colaboradores.
Ejeste ejemplo el equipo tiene una tarea que hacer y el jefe está al tanto de que todo marche correctamente. Si en algún aspecto se produce con el tiempo una pequeña desviación el jefe puede actuar ligeramente y corregir la marcha, pero si se produce una gran desviacion tendrá que actuar con más intensidad; esto sería una actuación proporcional.
A veces se puede producir una alteración brusca de funcionamiento aunque no sea muy intensa. Viendo lo rápido que se ha producido quizá convenga actuar decididamete por si ese cambio aunque pequeño pueda degradarse rápidamente. En este caso reaccionamos ante la velocidad de variación de la anomalía y no a su intensidad: este es el control derivada.
Otras veces pasa que se producen poco a poco pequeñas desviaciones sin gran importancia, pero como no son graves y son lentas, no llaman nuestra atención y no se corrijen. Si actuamos con efecto integración esperaremos un cierto tiempo pero habrá que hacer algo para que ese pequeño defecto acabe compensado. Hay que estar atentos y practicar este control porque a veces nos acostumbramos a que las cosas no vayan bien del todo, y si no somos conscientes acabamos no arreglando el problema.

En resumen.

Hay gente a quien su instinto y sentido común le basta para hacer perfectamente todos estos ajustes y controles sin tener que estudiar las funciones ni los parámetros. ¡Qué suerte!

A otros nos pasa que ni estudiando acertamos. No nos queda más opción que mejorar observando bien nuestro entorno, viendo su evolución, analizando los efectos de nuestras acciones y las de los demás, y con un poco de la teoría de servosistemas que os he contado, ir descubriendo la mejor acción y su oportuna dosificación.

Y como es inevitable, nos equivocaremos sin remedio en muchas ocasiones. Pero la teoría de servosistemas nos invita a tomar nota del fallo, dar por bien empleado el esfuerzo e intentar aprender al menos un detalle que nos sirva para acertar en la siguiente ocasión.

¡MUCHA SUERTE!

esendraga, noviembre 2018

¡ES LA BIOLOGÍA, ESTÚPIDO! (Dimorfismo sexual y esas cosas)

Hay discusiones, de esas que están siempre abiertas, y ahora voy a sacar la relativa a las posibles diferencias varón-mujer (v-m).

dimorf 0

Que si esas diferencias son innatas, o si las produce un trato social y una educación diferentes; sobre si la educación debería ser totalmente homogénea o no; sobre a qué se debe la brecha salarial y si es evitable, etc, etc…
En un extremo están las feministas radicales que preferirían eliminar a los machos en general, luego los de la ideología de género más o menos extremos y en el polo opuesto los tradicionalistas conservadores, partidarios de machotes y mujeres florero.

Como seguro que ninguno de los extremos tiene toda la razón, es cuestión de hacer algunas averiguaciones y ver dónde puede estar el punto más acertado.

 Pero antes de empezar cualquier disquisición, hay dos cosas SÚPER-importantes que hay que tener como premisas y que se han de mantener sea cual sea la conclusión a la que se pueda llegar:

  • Que en derechos y obligaciones somos todas las personas iguales, que nadie puede abusar de ningún otro y que los poderes públicos deben legislar y velar porque las posibles diferencias entre unos y otros no produzcan directa o indirectamente situaciones de discriminación.
  • Que el sexo de nacimiento (cromosomas XX o XY) no implica necesariamente que el individuo se identifique con el género correspondiente, y que cada uno tiene derecho a cambiarlo una o más veces, o que puede preferir no definirse. Si se quiere operar o no y quién ha de pagar esto, es otro asunto diferente.

Y que ni los cromosomas ni el género que quiera adoptar, tampoco tienen por qué predeterminar su orientación o aficiones sexuales, y que debe ser libre en cualquier momento de adoptar los que sean de su gusto, mantenerlos o cambiar los que tuviera anteriormente o incluso inventarse unos nuevos.

Sobre la percepción subjetiva que podamos tener en este asunto de las diferencias v-m, creo que he tenido particular suerte con el hecho de que, por mi familia y mi ambiente, siempre he visto a varones y mujeres como humanos semejantes con solamente diferencias aparentes. Nada de lo que recuerdo durante mi infancia me hizo pensar o suponer que las mujeres pudieran ser muy diferentes de los varones y en ningún caso que pudieran ser genéricamente inferiores en algún aspecto. Y sólo cuando conocí gente que daba por supuesto que lo eran, empecé a tomar conciencia de que algo no funcionaba bien en la sociedad.
La verdad, siempre pensé que las diferencias “digamos mentales” entre v-m en el nacimiento eran nulas y que era la educación y el trato social los que iban creando dos perfiles diferenciados entre las personas. O sea hasta hace un tiempo tenía, más o menos, lo que luego supe que llamaban ideología de género.

Y por eso pensaba que, con el tiempo y los avances sociales en igualdad, acabaríamos siendo totalmente parejos en intereses, gustos y formas de pensar. Y como consecuencia, que la violencia contra las mujeres (y los niños/as) se reducirá a casi cero, que ya no habría brecha salarial y que por fin seríamos felices  y comeríamos perdices.

PERO en esto de la igualdad, desde entonces se ha avanzado mucho, especialmente en los países nórdicos, y sigue habiendo notables diferencias v-m, sigue habiendo violencia contra las mujeres, el machismo todavía funciona y en todos los países se mantiene la brecha salarial.

Por supuesto que dejamos fuera de este comentario lo que pasa en los países en que las mujeres no tienen consideración legal ni social de personas plenas, porque a estos les queda pasar todavía por la edad media…

Son varios los motivos de la brecha salarial: unos radican en el machismo subyacente y otros se deben a que sin compensaciones económicas adecuadas y suficientes para cubrir bajas maternales los empresarios emplean lógicamente a menos mujeres. Pero hay otro y es la elección preferente de la mayor parte de mujeres hacia ocupaciones que el mercado retribuye peor que otras dedicaciones que principalmente eligen los hombres y porque las mujeres parecen tener menor interés en ocupar puestos de mando o de liderazgo.

dimorf 00

En cuanto a la primera razón, es de esperar que una verdadera educación igualitaria vaya eliminando el machismo; en cuanto a la empleabilidad de v-m, parece que vamos hacia medidas que promuevan definitivamente la igualdad de salario a igualdad de trabajo y que se establezcan medidas como permisos de paternidad más amplios, compensaciones a empresarios por esas bajas, mejora de los horarios para facilitar la concertación laboral-familiar, como ya tienen muy avanzado en los países nórdicos.

Pero resulta muy curioso que en esos países más avanzados donde muchos de estos motivos han casi desaparecido, siga existiendo una brecha laboral debida a que los varones parece que siguen prefiriendo trabajos de tipo técnico, mejor remunerados, y que suelen tener especial interés en ser directivos, mientras que hay más mujeres en otros tipos de trabajos, como los relativos a medicina  o a la enseñanza que en general están peor pagados.

Sorprendentemente se comprueba que este sesgo de tipos de trabajo por sexos es MENOR en países en vías de desarrollo y MAYOR en países más igualitarios. Esto ya ha salido a la luz hace unos años y un estudio publicado el mes pasado (1) parece confirmarlo. En el mapa se marcan en rojizo más oscuro los países donde hay más paridad en el tipo de ocupaciones y de estudios elegidas por varones y mujeres y en azules oscuros allí donde hay un mayor sesgo por sexo en la elección de trabajos. Casi todos los países en rojizo son socialmente menos igualitarios pero resulta que tienen mayor proporción de mujeres informáticas o mecánicas, que países más desarrollados.

dimorf 2

Otro punto de vista es el de este estudio (2), donde se llama STEM al conjunto de estudios y trabajos relativos a ciencia, tecnología, ingenierías y matemáticas, (Science, Technology, Engineering, Maths).

Los resultados de este estudio sobre casi medio millón de adolescentes de 67 países, se resumen en este gráfico. En el eje horizontal viene el porcentaje de mujeres  que estudian/trabajan en STEM. En el eje vertical hay un índice de “igualdad” en cada uno de los países, que no sé cómo lo determinan pero viendo que los nórdicos están arriba, los países musulmanes están abajo y España está por en medio, nos lo podemos creer aproximadamente.

dimorf 3

Pues el gráfico dice que en Argelia, Túnez o Turquía hay casi un 40% de chicas jóvenes que prefieren estudios STEM, que es casi el doble que en Finlandia, Noruega o Bélgica.

Pues a esto lo llaman la Paradoja del Igualitarismo.

En 2010 un humorista/sociólogo noruego, Harald Eia, se preguntó por el motivo de esa paradoja e hizo un documental muy interesante sobre el tema que se puede ver aquí: https://vimeo.com/19707588. (Ojo, que solo está en noruego con subtítulos en inglés)

En su día representó tal aportación que, después de discusiones y debates, el gobierno noruego decidió cerrar un instituto subvencionado, que muchos años antes se había creado especialmente para mejorar la igualdad entre v-m. En el documental se comprueba que los “científicos” de este organismo se limitaban a seguir su dogma del igualitarismo total, sin más investigaciones ni cuestionamientos.

Harald primero observó que en Noruega había en 2010 más sesgo por sexo en la elección de carrera y trabajos que 15 años antes, a pesar de la existencia de esos organismos oficiales dedicados a promover el igualitarismo y a los avances reales en igualdad de oportunidades.
Tras esta observación, Harald, visita esos organismos por la igualdad y sólo saca que varones y mujeres somos en origen exactamente iguales, que todas las diferencias son culturales y que cuando se alcance una verdadera educación igualitaria habrá paridad total en todos los trabajos y estudios.

Como le parecieron poco fundadas esas afirmaciones, hizo un periplo a través de varias universidades entrevistando a diversos investigadores.
Tirando del hilo del documental y buscando lo publicado sobre el tema, por mi cuenta he estado mirando diversas fuentes, incluidas las de Harald, y aquí resumo algunas conclusiones. (Al pie vienen referencias de los artículos y páginas consultadas)

DIFERENCIAS INNATAS V-M

Para ver qué diferencias reales hay entre personas nacidas con uno u otro sexo tenemos que descartar todo lo que pueda ser debido a la educación o socialización. Parece evidente que las diferencias que se puedan apreciar antes del nacimiento y en los primeros días o semanas de los nacidos serán reales y no condicionadas culturalmente.

Razones evolutivas: igual que las jirafas han prosperado desarrollando a través de generaciones un cuello más largo para sobrevivir comiendo de los arboles más altos, los machos de homínido han desarrollado mayor fuerza física y habilidades específicas para la caza o la pelea, para obtener alimento, conseguir a la hembra más atractiva y tener numerosa descendencia que herede sus genes. Anne Campbell (3) de la universidad de Durham afirma también que las hembras han evolucionado desarrollando capacidades físicas menos extremas, y entre otras habilidades, más facilidad de socialización. PERO matiza dos cosas: que esas características diferenciales suelen ser amplificadas por la socialización, y que en cualquier caso, hay un gran solape entre todas esas capacidades de diferentes individuos de los dos sexos.

Pongo como ejemplo de solape entre un sexo y otro algo evidente y que se aprecia tan bien como la estatura: de casi cualquier altura se encuentran individuos varones y mujeres. Sin embargo, la estatura media de la población actual es 171cm, pero siendo de 6cm más para los machos y de 6cm menos para las hembras. La distribución por estaturas indica que hay un 84% de los varones que superan esa altura media global y un 16% que son más bajitos. Y al inverso, resulta que pasan de esa media de 171cm el 16% de las mujeres siendo el 84% más bajitas que esa media.

dimorf 4

Para cualquier característica que se pueda comprobar que es diferente entre v-m, siempre hay un solape entre los diversos individuos, siendo este caso de medidas puramente físicas, donde MENOS solape haya.

Helena Cronin, antropóloga evolucionista (4) viene a explicar biológicamente, de qué manera se concreta la diferente evolución de los machos y las hembras de homínido.

Explica que los cromosomas de varones y mujeres son semejantes y que la única diferencia importante radica en que las hembras tienen dos cromosomas “X”, uno de cada progenitor, mientras que los varones tienen uno solo “X” procedente de la madre y un cromosoma “Y”, legado por el padre. Y es relevante que un “X” contiene 1.098 genes, y que “Y” tiene apenas 78.

Dice la Sra. Cronin: “Que los varones tengan solo un coromosoma X es un déficit importante porque hay mucha información en este cromosoma y si su único X tiene algún defecto puede haber un problema. En el caso de una mujer el problema puede ser menos grave porque hay otro cromosoma X, y las células pueden copiar de uno de ellos lo que pueda faltar en el otro. Los varones no pueden hacer eso porque el cromosoma Y no tiene información sobre cómo reconstruir lo que le pueda faltar al X y corregir el error”.

“Las diferencias se manifiestan incluso desde el útero, en donde un feto masculino tiene mayores probabilidades de no llegar a término ya que está comprobado que hay muchos más abortos espontáneos de niños que de niñas.”

Lo visto hasta aquí serían diferencias “físicas externas” que se unen a las aparentes de mayor estatura o mayor fuerza y velocidad en los varones, pero no tiene por qué estar relacionado con capacidades mentales ni con actitudes o gustos.

Otra medida que aporta datos interesantes es el cociente de inteligencia convencional. Es una medición muy discutible que no se sabe muy bien qué es lo que mide, pero en cualquier caso se ha comprobado que unos decenios atrás detectaban de media un menor C.I. en mujeres que en varones. Sin embargo estudios recientes concluyen que la media actual es prácticamente la misma para los colectivos de ambos sexos analizados, debido seguramente a una educación más paritaria.

Pero hay una observación curiosa, aunque no relevante para lo que trato aquí: “En general hay más mujeres con un nivel de inteligencia cercano al promedio, lo que equivale a que el CI en la población masculina está distribuido más en los extremos, o sea, que hay menos varones cercanos a la media pero más ejemplares, tanto con algún tipo de discapacidad intelectual como con sobredotación intelectual”

dimorf 5

Si este gráfico es bueno, nos podemos hacer una idea: si de 10.000 personas apartamos a los 9 más listos, saldrían 6 varones y 3 mujeres. Lo mismo si buscamos a los 9 más zoquetes, porque encontraremos el doble de machos que de hembras.

La neurocientífica Martha Denckla, llega a la conclusión: “En datos estadísticos, los varones abundan más en los extremos de las distribuciones, hay más varones muy inteligentes y más varones muy tontos. El sexo masculino es un género mucho más extremo que el femenino.”

Simon Baron-Cohen, de Cambridge ha hecho pruebas con bebés de días o semanas, antes de que el entorno pueda influir en los niños. Las pruebas consistían en ver cuánto tiempo diferentes niños y niñas se quedaban mirando imágenes de dos tipos: caras de personas y objetos mecánicos. Comprobó, según parece de forma consistente, que las niñas de pocos días mantenían más su atención ante rostros de personas que ante objetos, justo al contrario que los niños.

Esto lo relaciona con que en ciertas fases de la gestación el feto recibe aportes de testosterona que de media es el doble en el caso de los niños que en el de las niñas. Pero que, como en otras mediciones comparativas como el ejemplo mencionado de las estaturas, hay un “solape” que implica que hay niñas que reciben más testosterona que algunos niños.

Dice que midieron el aporte de testosterona en muchos embarazos, y que luego siguieron la evolución de estos niños y niñas hasta los 8 años. Determinaron que la cantidad de testosterona recibida durante la gestación influencia claramente en el desarrollo del cerebro.

Lo explica: “Cuanta más testosterona recibe un feto en la gestación, más lento es el aprendizaje del lenguaje y el desarrollo de la relación social en el niño o la niña resultante, que tienen menos capacidad de empatía, pero más capacidad técnica y mayor visión espacial, por ejemplo.
Dice expresamente que niñas que recibieron un aporte anormalmente alto de testosterona se desarrollan al crecer de forma más similar a chicos.
La testosterona parece especialmente relevante porque cuando vuelve a aparecer en grandes dosis en la sangre caliente de los muchachos adolescentes, induce comportamientos más competitivos y más agresivos que la educación tiene que ayudar a controlar.

Otro estudio curioso es el de Trond Diseth, pisicólogo infantil en Oslo. Parece que inicialmente abrazaba la idea de que el género de los individuos era una construcción fundamentalmente social sin base biológica (5). Pero tras años trabajando con niños/niñas trans vio que la experiencia de la realidad chocaba con sus ideas preconcebidas, así que hizo algunos experimentos con críos de unos 9 meses y llegó al convencimiento de que sí hay una base biológica.

dimorf 6

Disponía a ambos lados de una alfombra juguetes y objetos de diversos tipos y dejaba que los bebés gatearan libremente hacia lo que más les atrajera. Y parece que encontró clara tendencia en los intereses de niños hacia objetos mecánicos y de niñas hacia muñecos representando personas (6).

¿Puede un bebé de 9 meses haber recibido ya un cierto nivel de aculturación que haya orientado sus gustos hacia uno u otro tipo? Es difícil decirlo.

Es curioso que en estos momentos tengo un nieto varón de 9 meses al que no creo que especialmente se le haya “enseñado” a orientarse hacia un tipo de objetos u otros, aunque no se puede descartar totalmente.
De todas formas he observado en las últimas semanas que mantiene con frecuencia en su mano objetos de todo tipo durante bastante rato y que muestra interés por casi todo lo que se le pone delante. MENOS hacia una muñequita de trapo, muy graciosa, que en un primer momento casi rechazaba tocar. Las siguientes veces que se la presentamos aceptó tocarla y ahora si se la ofreces, la agarra por una coleta, pero parece mirarla con desconfianza y pierde interés rápidamente, de forma que la suelta para dirigirse a un puzle o a cualquier otro objeto. Puede que sea el tacto de su pelo de lana, porque no les tiene afición ninguna a los peluches.

Pero se siente atraído por casi cualquier otro tipo de objeto, y si se trata de un mando a distancia o un teléfono móvil gatea bien rápido para alcanzarlo.
Sin embargo, desde que tenía tres o cuatro meses siempre mira con mucha atención la cara de las personas, especialmente cuando están hablando, y casi más a las desconocidas que a aquellas que le son más familiares, y sonríe abiertamente a cualquiera que le hable.

Todo esto es poco científico, pero es un pequeño dato.

Por otra parte está demostrado que los cerebros de unos y otras tienen diferencias estructurales que se pueden medir y comprobar, lo malo es que las mediciones se hacen normalmente post-mortem.

Igualmente parece que, aunque la capacidad de resolución de problemas es globalmente semejante entre unos y otras, se ha comprobado mediante resonancia magnética funcional que analiza los cerebros vivos mientras trabajan, que hay frecuentes diferencias en el proceso que individuos de sexos distintos siguen para llegar a la misma solución. Pero también es verdad que hay diferencias entre individuos del mismo sexo…

Está comprobado que los fundamentalistas de cualquier teoría no suelen aceptar las evidencias que les son contrarias, y este es el caso de los partidarios de la ideología de género, como Harald muestra claramente en el documental mencionado.

Visto lo visto, no hay más remedio que admitir que aunque somos la misma especie hay ciertas diferencias estructurales que se traducen en diferentes pautas de aprendizaje, de capacidad de atención, de áreas de interés, de nivel de actividad y de muchos otros aspectos.

Si bien se trata de diferencias relativamente menores y con un gran solape entre individuos, pienso que el problema estriba en que la educación tradicional que trata diferente a niños y niñas, incrementa artificialmente esas diferencias hasta dar ejemplares casi artificiales que son caricaturas.

En mi opinión son igualmente rechazables los estereotipos que todavía mucha gente considera modelos a imitar como esos hombres tan machotes, insensibles y estúpidos, luciendo músculo, o esas mujeres super-ultra femeninas con sus atributos y tonterías exageradas.

Una de las consecuencias es el mantenimiento de roles de dominación que son una lacra social, y que creo que todos deberíamos contribuir a reducir NO potenciando esos roles del pasado heteropatriarcal (perdón…)

Volviendo a la Paradoja de Igualitarismo, parece finalmente que cuando las mujeres son libres para elegir profesión, se dirigen en menor medida a las disciplinas técnicas/científicas. En estas sociedades más avanzadas una maestra, una profesora universitaria o una médico/enfermera va a tener unos ingresos suficientes y un buen nivel de aceptación social, de forma que no tiene ningún incentivo especial en ser ingeniera de sistemas o piloto de helicópteros, aunque puedan ganar más dinero, si realmente estos trabajos no son de su gusto. Al contrario de lo que sucede en países menos desarrollados en que muchas mujeres ven como una opción para salir de la miseria convertirse en experta informática o cualquier otro trabajo técnico, que quizá no sería de su elección de estar menos condicionada por la econcomía.

CONCLUSIÓN

La cuestión está en que con una educación igualitaria que no genere modelos extremos absurdos, podemos reducir la diferenciación socialmente inducida, que provoca verdaderas deformaciones sociales.

Pero si alguien quiere que haya de verdad igualdad total entre hombres  y mujeres habría que trabajarse bastante la biología.
Descarto la primera opción, que sería inventar un cromosoma Z y hacer que todos los humanos acabaran siendo XZ, y que los fetos se creen en laboratorio y los niños se críen en granjas genéricas.

Otra opción menos drástica es hacer que durante la gestación a niños y niñas se les meta la misma cantidad de testosterona para que no haya diferencias. Y tendrían que dar algún producto a las gestantes de varones para que los niños no crezcan tanto y no se hagan más fuertes que sus compañeras.
También se podría reducir en las mujeres el tamaño de los pechos para que no les dificulte la actividad física. Y quizá también un poco menos de culo para que se reduzca el efecto “hidrofreno” y puedan nadar más rápido.

Puede que esto parezcan tonterías, pero al tiempo…

Al final resulta lo que algún listo podría haber previsto: que tendremos que acostumbrarnos a aceptar que somos como somos, seres humanos, altos, bajos, con un sexo u otro, con cerebro más o menos grande o con color de piel más amarillento o más marronáceo, pero que por ser de la especie tenemos unos derechos básicos para todos igual.

ESTO ES LO ÚNICO QUE REALMENTE IMPORTA.

esendraga, noviembre 2018.

—————————————————————————————

Artículo interesante:

http://hoann-setrid.blogspot.com/2018/01/hombre-y-mujer-iguales-en-dignidad-y.html

ELLA MISMA

La peluquera le había preguntado sorprendida: ¿Segura que lo quieres tan corto?

Ahora se mira en el espejo y se ve un poco borrosa por el vaho que ha dejado la larga ducha.
Para sentirse de verdad desnuda, también se ha cortado las uñas y limpiado con acetona el esmalte verde que llevaban.
Y se ha quitado los tres pendientes que suele llevar. Y también el anillo de plata que se ha puesto esta mañana en el pulgar.

A veces siente la necesidad de despojarse de todo, de sentir que vuelve de alguna manera a sus orígenes, de sentirse limpia, desnuda, sin ataduras, sólo ella misma.

La primera vez que le pasó fue cuando tuvo su primera menstruación. Como hoy, se cortó el pelo, se dio una ducha larga, muy larga, y se sintió nueva.
Aquel día, se miró de frente en el espejo y se sonrió. Pensó que quizá algo podía haber cambiado en su interior, pero comprobó que seguía siendo ella misma.
También hoy se mira y se reconoce. Es ella, la misma de antes, la misma de entonces, también con el pelo corto y sin ningún añadido.

No es una niña, ha vivido ya bastante y le han pasado muchas cosas, algunas buenas y otras que le han dejado cicatrices. Cicatrices casi todas interiores, de las que no se ven en el espejo.

Pero ahora se siente renovada, en paz.
Intenta sonreírse en el espejo, y la primera vez no le sale; lo intenta de nuevo y le queda una mueca forzada. La verdad es que últimamente ante los demás no sonríe mucho.

Pero luego, se mira bien a los ojos, se ve a sí misma, se reconoce, se comprende, se quiere.
Y la mueca se va abriendo, se va suavizando, se va dulcificando. Y al fin se sonríe a sí misma, abierta, sinceramente, su cara resplandece. Empieza a pensar que hay algunas personas ahí afuera a las que quizá debiera sonreir más a menudo.

Y al momento su mente vuela.
En cuanto pierde la concentración la sonrisa se le queda un poco congelada en la cara y cuando se da cuenta, vuelve a fijarse en su propia imagen, ahora ya casi seria del todo.

Es la misma de siempre, pero esta vez hay alguna diferencia y ve como su sonrisa se acaba de borrar de sus labios y del resto de su cara.

Algo le dice que todo no es como antes, aunque no sabe por qué.

Limpia lo mejor que puede el vaho del espejo con la toalla de las manos que está seca y se vuelve a mirar a los ojos, fijamente, para ver si descubre qué puede haber pasado.
En el fondo hay como una leve sombra que no se le revela en ese momento.

Se aleja del espejo y se mira otra vez, lentamente de arriba abajo, dando un repaso. Y de abajo a arriba.
Y aunque no ve nada especial, de repente recuerda la razón de lo que siente. Se vuelve a acercar, intenta sonreír, y se mira otra vez a los ojos.

Algo ha cambiado, pero no es grave. Sigue siendo ella misma, sigue siendo casi la misma.

Pero tendrá que acostumbrarse a esa pequeña marca exterior. Una marca que, aunque fue voluntaria en su momento, ahora percibe como totalmente innecesaria. Algo que ahora le resulta ajeno a ella misma, de lo que no ha podido despojarse en su ceremonia íntima de limpieza y renovación.

Tendrá que aprender a reconocerse, a seguir siendo ella misma, a aceptar su cuerpo, incluido es tatuaje sin sentido que desde hace unos meses lleva grabado en la espalda.

esendraga

MI AMIGO DEL OTRO LADO

Aunque todavía no soy el más viejo del lugar, parece que nadie más que yo se acuerda de cómo eran las cosas antes.

Nuestro pueblo está a la orilla del río. En nuestro lado hay una bonita vega, que nos ha alimentado toda la vida. También ayudan los pocos animales de corral que cada familia tiene y todo lo que podemos pescar en el propio rio.

Al otro lado del rio

Al otro lado, en la falda del monte y escondido de nuestra vista, hay otro pueblo. Como la zona es escarpada y rocosa, su agricultura es bastante pobre, y han necesitado de la caza y algo de pastoreo para sobrevivir.
Muchos de sus vecinos trabajan en una mina que hay detrás del monte donde está el pueblo. Los minerales que de ella se extraen, que supongo son valiosos, se llevan a la gran ciudad de otro lado. Ciudad de la que he oído hablar, pero en la que nunca he estado.

Nuestro río es un buen río; es un gran río. Por aquí cerca es bastante profundo y como el único vado está lejos, los intercambios entre los dos pueblos nunca han sido demasiado frecuentes. De vez en cuando alguno de nuestros jóvenes ha buscado mujer en el otro pueblo y alguna chica de aquí se ha casado y se ha ido al otro lado.

Supongo que desde siempre en cada pueblo nos hemos adaptado a nuestra respectiva forma de vivir. Como no nos ha hecho falta nada del otro lado nunca hemos tenido barcazas ni construido puentes.
Aunque entre pueblos vecinos son cosa corriente las rivalidades, hasta la invasión que nos cambió la vida no nos habíamos peleado creo que nunca. Vivíamos de espaldas, unos de otros.

Bueno, pero yo siempre he tenido un amigo al otro lado.
Desde hace años, suelo ir a pescar a un remanso que hay un buen trecho aguas arriba. Y como es el mejor lugar de pesca, uno del otro pueblo también iba a pescar allí dese su orilla. Las primeras veces que coincidimos, siendo jovencillos, nos miramos con desconcierto y algo de desconfianza. Pero después fuimos entablando una buena amistad, que mantuvimos durante años, mientras fue posible. Hablábamos prácticamente el mismo idioma, aunque él con un acento muy gracioso y la verdad, pese a que su forma de vida era muy diferente a la nuestra, nos entendíamos muy bien. Unas veces sólo cruzábamos alguna palabra mientras pescábamos, sobre el silencio de esa poza.
De tanto en tanto quedábamos en el vado, un poco más arriba, y juntos en la chopera de un lado o del otro, compartíamos sombra y en ocasiones la comida y la bebida.

Entre las labores del campo y la pesca, mi vida transcurría supongo que de manera similar a como había sido la de la gente de la vega durante generaciones: ocupada, pero sosegada.

El burgo más próximo de nuestro lado está a varias jornadas y al pueblo rara vez llegaban forasteros. Aunque sabíamos que había un señor, propietario de las tierras de nuestra vega, no teníamos nada de lo que el amo pudiera querer apropiarse: los productos del campo daban justo para nuestra subsistencia y no teníamos en las proximidades ni bosques de preciada madera, ni minas ni otras riquezas interesantes. Eso sí, pasaban cada año a cobrar impuestos y de vez en cuando se llevaban algún mozo para su ejército, pero en general nos dejaban tranquilos.

Sin embargo, un buen día hace unos años, aparecieron dos jinetes desconocidos. Echaron un vistazo al pueblo, visitaron la vega, inspeccionaron detenidamente el río y marcharon sin más explicaciones.

Al cabo de dos semanas, se nos vino encima un ejército entero, y como la cosa más natural, tomaron posesión de la casa comunal, donde establecieron su cuartel. Y se apropiaron de todo lo nuestro que consideraron conveniente.
Nosotros, los del pueblo, estábamos allí como convidados de piedra; el alcalde nuestro no pintaba nada y no nos enterábamos de qué pasaba; de porqué habían venido y qué pensaban hacer.

En cuanto llegaron empezaron a instalar unos pontones sobre el río. Una tontería en mi opinión, porque si me hubieran preguntado les habría dicho dónde había un buen vado. El caso es que al poco salieron en expedición hacia el otro lado.
Al cabo de una semana, regresaron maltrechas y apresuradas las tropas. Habían ido a la conquista de las minas de nuestros vecinos, pero al señor que poseía las tierras del otro lado no le gustó la idea y no se dejó. Sus tropas venían persiguiendo a cierta distancia a las de nuestro lado. Así que éstas, en cuanto el último de sus soldados cruzó el río, destruyeron rápidamente los pontones con el tiempo justo para que sus perseguidores no pudieran pasar. Aquellos se retiraron al poco, pero montaron una guarnición de control en su lado, y se asentaron allí.

Cuando las cosas se tranquilizaron algo, acudí a la poza para ver si podía hablar con mi amigo.
Tuve que volver varios días hasta que coincidí con él. Estuvimos comentando la situación. Me contó que en su pueblo, se estaba generalizando una fuerte animadversión hacia los nuestros. Al parecer, éramos de países diferentes y además, enemigos.

Mientras hablábamos de lo fea que estaba la cosa, y de lo tranquilos que habíamos vivido hasta entonces, apareció una patrulla por detrás de mí. Primero dispararon flechas a mi amigo, que se libró por pelos. Y cuando yo les increpé, me interrogaron acerca de cómo se me ocurría hablar con el enemigo, y que si no sabía que era un delito colaborar con ellos. Me parecieron todo tonterías, pero me tuve que callar.

Total, me llevaron atado, y ante uno de sus jefecillos fui acusado de espía y traidor. Las acusaciones empeoraron cuando les expliqué que no era un enemigo, que por el contrario se trataba de un amigo pescador del otro lado a quien conocía hace años.
Lo pasé muy mal en el calabozo en que me encerraron, pero después de unas semanas me acabaron soltando.

La vida siguió pero cambiaron al cura que teníamos, al alcalde y también al maestro que nos había enseñado a leer y las cuatro reglas. Nada volvió a ser igual. A los niños empezaron a enseñarles en la escuela otro idioma, desconocido para nosotros hasta entonces. Que yo no he querido aprender, aunque he conseguido entenderlo por la cuenta que me trae.

Ahora, años después, la gente joven ya no habla como nosotros, y me miran mal cuando me expreso en mi antigua jerga.
Todos se han acabado creyendo a pies juntillas que formamos parte de una gran Nación, y que el otro lado del río es ya otro país diferente. Todos parecen estar convencidos de que siempre ha sido así. Y por supuesto, se nos dice y se nos repite que siempre hemos sido enemigos de los del otro lado. Ahora también dicen que hace muchos años las famosas minas eran nuestras y nos las robaron. Digo yo, que debe hacer verdaderamente muchos años porque yo, que ya tengo muchos, no me acuerdo ni siquiera de habérselo oído comentar a los que su vez eran los viejos del lugar cuando yo era niño.

Un día, charlando en la plaza con otros vecinos, intentaba yo hacerles recordar cómo eran las cosas antes. Pero los jóvenes me miraban con desconfianza, y los viejos conocidos se hacían los locos: nadie parecía recordar que “antes” no teníamos que rendir cuentas a nadie y hablábamos de lo que queríamos en el idioma que sabíamos sin preocuparnos de su nombre. Que los del pueblo del otro lado no eran nuestros enemigos y que estaríamos mejor si nos dejaran en paz los nuevos amos.

Esta vez me detuvieron y la condena fue en serio: me declararon elemento peligrosamente subversivo. A mi edad.

Hace muchos meses que llevo encerrado. Ahora paso el tiempo en mi celda recordando los viejos tiempos, esos viejos tiempos sin naciones sagradas ni amos poderosos, tiempos de paz y libertad, que ahora es delito mencionar siquiera que existieron.
Intento que no se me olvide.

Y me pregunto todos los días qué habrá sido de mi amigo “el enemigo”.

esendraga, 2018